sábado, 5 de agosto de 2017

HÉCTOR LAVOE EN PERÚ

VIVENCIAS DE UNA MELÓMANA

Escrito por Angelina Medina

Como ha pasado el tiempo… treintaiun años de la histórica visita de Héctor Lavoe al Perú y no puedo dejar de sentir nostalgia al recordar diversas experiencias que gracias al “Cantante de los Cantantes” tuve la oportunidad de vivir a mis 13 años de edad, cuando estaba en el proceso de coleccionar discos, descubrir música, su historia, exponentes que pasaron a formar parte de mi gusto personal para siempre. Recuerdo que dos años antes a este suceso ya se sentía expectativa por la llegada de Lavoe a nuestra tierra así como una fiebre creciente por su música, creando un nuevo despertar por escucharla y difundirla a través de los medios radiales existentes en los 80’s, ya sea en la amplitud modulada (AM) o frecuencia modulada (FM) y que eran para entonces, nuestros nexos directos con la música e información llegada de otras partes del mundo, era nuestro universo, además de los formatos de LPS, 45 RPM, Cassetes, periódicos o revistas que podíamos conseguir para nutrirnos de lo que ocurría alrededor de esta fuerte y consolidada pasión hacia las sonoridades afroantillanas.
Siguiendo con los recuerdos, la presencia de Lavoe en el Perú se hizo más fuerte y desde comienzos de 1985 se voceaba su presentación en la Feria del Hogar, lo que con el transcurrir de los meses desmentiría Hugo Abele Maldonado (QEPD), amigo cercano de “El Jibarito de Ponce” y conductor del recordado e imprescindible espacio “Sonido Latino” y quien tuvo mucho que ver con la llegada de Héctor al año siguiente. Podemos añadir a estos hechos, lo sucedido  a finales de 1985, cuando Carlos Nieves Cornejo, co-productor del programa radial “Maestra Vida” conducido por el Dr. Luis Delgado Aparicio Porta, fue hasta New York para entrevistar a Héctor, conjuntamente con el periodista Enrique Sánchez Hernani, mejor conocido como “Ramiro Da Silva” y quien tenía una reconocida columna en el suplemento VSD de el diario “La República”.


Ya el interés por traer al “Cantante de los Cantantes” era muy fuerte, sea por parte de los empresarios, público y difusores que solicitaban su presencia en tierra peruana. Finalmente el empresario Gösta Lettersten dueño de la Feria del Hogar y el Sr. Jorge Fernández, concretaron las negociaciones, anunciándose entre febrero y marzo de 1986 a través de los medios, el cartel que se presentaría en la Feria del Hogar para el Gran Estelar y al fin se abriría el camino para ver al ídolo de un pueblo en Lima. 

Desde ese momento, los programas especializados en las emisoras de Salsa en AM y FM realizaban diferentes y variados especiales, no solo con música, sino además compartiendo información sobre su vida y trayectoria. Se vivía ya todo un desborde hacia Héctor y su música, gracias principalmente a la radio y a distintos e importantes medios escritos como – entre otros- el de Don Carlos Loza Arellano (QEPD) y su “Caribe Soy” columna en el diario Extra. 




Al transcurrir los meses, se vivía en Lima una inusual expectativa ante su inminente llegada, lo que se hizo realidad en la madrugada del lunes 04 de agosto. En la noche, fue brevemente entrevistado vía telefónica por el Dr. Luis Delgado Aparicio en “Maestra Vida” para Radio Mar y el 05 a golpe de mediodía, se presentó junto a toda su orquesta para la conferencia de prensa en las instalaciones de la Feria ubicada en la Av. La Marina, la cual fue retransmitida de forma completa vía Radio Latina, en programa transmitido a partir de las 10 de la noche y conducido por el destacado locutor Enrique “Kike” Espichan (QEPD). Como anecdotario, es digno rememorar los momentos en que Héctor bromea al presentar a los integrantes de su orquesta, muchos de los cuales fueron parte de la banda de El Diferente Ángel Canales. 




Justamente, la noche del martes 05 fue la primera presentación de Héctor Lavoe en El Gran Estelar, recuerdo por comentarios vertidos en un especial hecho al día siguiente al mediodía y a través de la emisora R-700 La Grande, que Héctor apareció puntual frente a la tarima y su público que abarrotó las instalaciones del recinto ferial. También colocaron uno de los temas cantados en la noche anterior en calidad de primicia “Te Conozco Bacalao” con un nuevo y soberbio arreglo y que curiosamente fue la única vez que Héctor lo interpretase en las seis noches a lleno completo en el memorable “Gran Estelar”.

Lamentablemente, no pude asistir la primera noche que marcó su debut en Perú; pero si desde la segunda fecha hasta la última del día 10 de agosto y que a su vez marcó el fin de las vacaciones escolares. Durante todo el año ahorré para poder asistir a la Feria, asistiendo el miércoles 06 con mi mamá la Sra. Clotilde Quiroga y mi hermano menor Ricardo. Ya desde semanas antes, conversaba con mi querida madre mi gran deseo de ir y ver al fin a mi ídolo. Ella bien sabía de mi amor por la Salsa y la Música del Caribe, lo fanática que soy de Héctor y del cariño que le profeso. Mi familia directa, en especial mamá y Ricardo veían como ya desde la niñez me “apoderaba” de la radio de la casa y escuchaba lo que difundían por aquel entonces, siendo indispensable escuchar la música de Héctor a todo volumen. Con estos antecedentes, Doña Clotilde sabía que si o si presenciaría las presentaciones del artista que más esperaba en esos años, accediendo a acompañarme. 
Desde Comas en el Cono Norte de Lima, fuimos a hasta la Av. La Marina cuadra 23, llegamos pasando las 4 pm si mi memoria no me falla, la entrada para adultos o adolescentes desde los 13 años estaban entre 25 a 30 mil intis -moneda de la época-. Ya en plena Feria, nos dirigimos directo a “El Gran Estelar” para estar lo más cerca posible a la tarima, nos ubicamos en primera fila, cual era protegida por unas barras de metal. Siempre recordaré que Ricardo siendo más pequeño, estuvo al otro lado de la barra donde había un espacio, colocándose junto a otros niños. Tampoco olvidaré que en pleno concierto, él gozaba con las canciones que interpretaba Héctor a quien ya conocía por su música.

Ya para las 7 pm el recinto estaba repleto y ni que decir cuando apareció Héctor presentado por el Dr. Luis Delgado Aparicio Porta, literalmente, estábamos aplastados por la muchedumbre que estaba detrás de nosotros, pero eso no importaba mucho. La atmósfera que se vivía ahí fue única. Todos cantando a una sola voz, cogiéndonos de las manos, incluso vi varios llorando, en si fue una comunión con su cantante. Veía asombrada frente a mí, a este personaje que por años desee presenciar en mi tierra y no lo podía creer… estaba emocionada, feliz y conmovida. Esa noche de repente apareció una persistente llovizna, que hasta Héctor lo mencionó, igual seguíamos como si nada pasara, sintiendo al máximo al exponente salsero más esperado por el pueblo peruano. 
Las demás noches me las agencié para seguir asistiendo en compañía de mis familiares, siempre en primera fila y viviendo en cada una, experiencias distintas que me nutrieron como persona y melómana (término que no conocía exactamente en ese tiempo, pero sin saberlo me iba definiendo). La penúltima noche, es decir el sábado 09, llegué a casa directo de la Feria a escuchar Sonido Latino de Hugo Abele y me di con la sorpresa que estaba entrevistando a Héctor en la cabina de Radio América. Nunca olvidaré esa charla amena y escucharlo hablar tan bien del Perú y de lo que se le hizo sentir, hablamos de una renovación emocional que necesitaba.



Héctor Lavoe y su Orquesta en el Gran Estelar de la Feria del Hogar. Fotos cortesía de Johnny Torres, bajista en ese tiempo de la banda de Lavoe

La última noche, del día 10 tenía que asistir de todas maneras, era la despedida no solo del cantante y estrella de la música, también se despedía una persona, que de gran forma marcó mi adolescencia y vida no solo con sus discos, si no con su manera de ser y vida. Finalmente fue lo correcto!
Fui como siempre y junto a mis familiares, me imaginaba que por cierre de Feria era posible que se llenara aún más el “Gran Estelar”, así que fuimos más temprano y desde las 2 pm estábamos en la primera fila del recinto. Lo que se vivió esa noche fue apoteósico, con un mar humano que vivía intensamente cada una de las acciones, ocurrencias, como las de amenizar entre tema y tema, bromeando con sus músicos pasajes de programas como El Chapulín Colorado, así como novelas emitidas por aquel tiempo.

Desbordada la capacidad, muchas personas literalmente se subieron a los postes circundantes al escenario, para una mejor visualización de la que sería en definitiva la última presentación de “El Cantante de la Gente” en el Perú, ya que por los sucesos conocidos por todos no volvió a regresar.  
En sí, fue toda una semana llena de sentimientos y descubrimientos. No solo el ver a Héctor en tarima, sino además apreciar la fuerza de su orquesta compuesta por conocidos maestros como Joe Torres al piano; Bryan Lynch y Tony Cofresí en trompetas, John “Fudgy” Torres y Lewis Khan en trombones; Pablo “Chino” Nuñez bongó y campana; Milton Cardona congas; Víctor Pérez, timbal y Johnny Torres, bajo. Mención especial a John “fudgy” Torres quien tuvo a cargo la dirección musical.
Siempre agradeceré a la vida el vivir los meses previos a la llegada de Héctor a Lima, admirar como oyente, seguidora y coleccionista de su discografía, la efervescencia que se sintió cuando se supo oficialmente que al fin se cumplía el sueño de muchos salseros peruanos de tener cerca a este Gigante de la música latina.

Sigue intacto mi sentir luego de treinta años, aquellos recuerdos presentes hoy… nunca dejare de decir que la presencia Héctor Lavoe marcó un antes y un después para el movimiento salsero en el Perú, le dio fuerza, impulso y un estandarte a seguir, un personaje con el cual el pueblo se identificó plenamente por diversos factores, encarnándose en especial en el Callao, donde ya es más que un familiar, casi un hermano. Para Lavoe, también fue un hecho determinante conocer y ver como lo amaba un pueblo que en esa época tenía que enfrentar adversidades como el terrorismo, la pobreza y violencia, que con su música se compenetraron totalmente, brindando alegría a sus vidas, impregnando a la sufrida vida de Héctor fuerza, motivación y nuevos aires para seguir en la brega musical. 




La presencia de Lavoe sigue vigente en las calles de Lima, distritos y Callao. Seguirán pasando los años y es tarea nuestra seguir informando sobre esto a las nuevas generaciones, a fin que conozcan lo que su presencia marcó musicalmente a un pueblo ávido de verlo y que gracias a tan especial conexión se nos dio a conocer y reconocer en el mapa salsero mundial. 
Héctor llego para quedarse en el Perú. 

Angelina Medina Quiroga. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario