lunes, 2 de febrero de 2015

EL CALLAO Y SU SALSA

En el Perú no se podría hablar de Salsa y su devenir histórico para un naciente publico salsero, sin antes entender la génesis del tema que nos ocupa, considerando fundamentalmente la importancia del ingreso de discografía proveniente del Caribe y los Estados Unidos a través del Puerto de la Provincia Constitucional del Callao, bastión fundamental que permitió a coleccionistas  y melómanos poder acceder a discos harto difíciles de obtener por aquel entonces, los mismos que eran adquiridos muchas veces por intermedio de marinos provenientes de la zona del Caribe. 
Esto iba reforzado desde fines de los 50s con la llegada de agrupaciones y cantantes connotados como Beny Moré, Dámaso Pérez Prado y su corte espectacular de bailarinas, la emblemática Sonora Matancera y de Nueva York Frank “Machito” Pérez Gutiérrez, personajes que fueron reforzando la línea tropical en nuestro país y sirvieron de puente básico para un naciente y ávido publico salsero.
Eran los tiempos en que la música se escuchaba en sistema Pick Up y posteriormente en radiolas estereofónicas. Esto sucedió hace más de cinco décadas y en el Callao su difusión tuvo como líder principal al Sr. Luis Rospigliosi Carranza (10 Febrero 1926 – 30 Agosto 2011), quien a través de su local el que llevaba el sugestivo nombre de "El Sabroso”, ubicado en la calle Constitución, daba cuenta al público asistente -propio y extraño - de las producciones discográficas que llegaban al puerto de artistas de la talla de Tito Puente, Machito, Tito Rodríguez, El Combo de Rafael Cortijo con Ismael Rivera, entre otros; la música se convirtió para Don Luis en una especie de apostolado hasta sus últimos días. Por esa razón es justo señalarlo -sin lugar a dudas- como el principal responsable del movimiento salsero en el Callao.

                                                                                                  Lucho Rospigliosi Carranza 

Y en el proceso de este movimiento denominado SALSA, los ritmos empiezan a posesionarse del público de los barrios limeños así como el Callao. Aparecen nombres de impacto como Larry Harlow, Willie Colon, Ray Barretto, Orlando Marín, Johnny Colon, Joey Pastrana, Bobby Valentín, Joe Battan, Grupo Folklórico Experimental Newyorkino, Conjunto Libre, solo por citar algunos, los cuales mediante conceptos musicales basados en lo afrocubano, fueron generando estilos diversos que se hicieron del gusto de no pocos seguidores haciendo del Callao una especie de extensión de los barrios en Nueva York.

La tendencia musical “matancerizante” en Lima y el Callao fue cediendo de alguna manera ante la embestida de nuevas orquestas del movimiento salsero en Nueva York y Puerto Rico. Estas sonoridades fueron rápidamente asimiladas por nacientes agrupaciones que hicieron propia esta musicalidad, en la que, la vehemencia y agresividad eran su común denominador y jugaron un rol principal. Uno de las primeros grupos conformados fue la de Papo Meléndez y su Combo Sabroso, percusionista quien en asociación con el vocalista “Pachito” Nalmy y otros músicos “chalacos” se encargaron de divulgar los estilos de Eddie Palmieri, Efraín “Mon” Rivera, “El Malo” Willie Colon.




Asimismo, el surgimiento de nuevos locales y bares no solo en el Callao sino además en distritos como Barrios Altos, La Victoria, Surquillo, Rímac acompañados de las novedosas Rockolas, permitieron a sus consumidores acceder y conocer más sobre este género, el cual fue tomando notoriedad no solo con la presencia de los líderes antes indicados, sino también con un sin número de agrupaciones gestadas en los Estados Unidos, Puerto Rico, Panamá, Venezuela, Colombia y República Dominicana, países de la Cuenca Caribeña dueños de un fuerte acervo, tradición y cultura musical competente.
Este conglomerado musical discográfico tuvo su oportunidad de difusión en espacios radiales durante los 70s en las personas de reconocidos coleccionistas y conocedores, quienes iban dando cuenta del material enviado por los “corresponsales” residentes en las ciudades antes indicadas. Son conocidos los programas del Sr. Carlos Loza Arellano (22 Setiembre 1935 – 23 Marzo 2014), conocedor y amante empedernido del género quien también incursiono en la prensa escrita con su “Caribe Soy” y emitida a través del vespertino “El Extra”, el Sr. Jorge Eduardo Bancayàn y su “Hit Parade Latino” en Radio Libertad denominada La Primera Emisora Musical del Perú, el Sr. Luis Ballesteros y su “Show Latino” por Radio El Sol, otro personaje entrañable Don Ñico Estrada percusionista profesional, quien a través de su paso por diferentes emisoras radiales en la capital fue presentándonos con muy buen gusto las primicias recepcionadas.


                                                                                                         Carlos Loza Arellano

Sin embargo, es justo destacar a personas que al igual que los antes mencionados, se enfrascaron en la noble tarea de dar a conocer la música que nos ocupa, entendidos coleccionistas y melómanos, como es el caso del Sr. Martin Nonato Valladares y “El Show de los Cueros”, Sr. Lucho Peña y su bastión “El Pérsico”, procedente de Panamá el Sr. Rubén García C. (QEPD), empresario que llegó al Perú en la segunda mitad de los 60s, el Sr. Agustín Tassi, el Sr. Juan Sagastegui así como el Sr. Miguel Grau, son solo algunos de los reconocidos conocedores y coleccionistas del género.

Continúa el proceso, esta vez con la generación de nuevas orquestas, sonoras y combos, los que fueron consolidando el movimiento salsero en el primer puerto. Nombres como el Hit Parade Latino, Sabor Latino, Oscar “Pitin” Sánchez, el Combo de Loza bajo la Dirección Musical de Carlos Nunura y la administración de Carlos Loza, el Combo Espectáculo Creación de los hermanos Mendoza, La Clave del Callao de Alfonso Collantes, La Progresiva del Callao de Eugenio “Chango” Chávez, Somos Música, fueron adueñándose del gusto musical de los salseros chalacos. Queda en la memoria de mi niñez, la participación del Hit Parade Latino, previo a la presentación de Willie Colon y Rubén Blades en 1980 en el Estadio de Alianza Lima distrito de La Victoria, la que finalizara aproximadamente a las 3.30am y de la cual estuve pendiente dada la cercanía entre el estadio y mi domicilio y mi creciente interés por la música del Caribe. 

En la cultura salsera del primer puerto tiene en los graffitis dedicados a los iconos de la Salsa un lugar especial. Esta manifestación social propia de la juventud, obedece a un fuerte arraigo afectivo con sus artistas; interrelación que de alguna manera, describe alguna identidad o afinidad entre el artista y sus incondicionales. La Salsa para el chalaco es parte obligada de su cultura, casi se podría decir que corresponde a su estilo de vida.
En el deporte rey -como parte de esa cultura-, tampoco está ausente la música. Clásico es ver cómo se vive la fiesta del futbol en el puerto, en los partidos en que el equipo rosado del Sport Boys, -club emblemático del Callao-, es arengado por la barra,  la que incluso llega a conformar una “pequeña banda sonora”, de acompañamiento a sus presentaciones como local,  además de las clásicas banderolas que llevan insertada la imagen del ídolo Héctor Lavoe.




                                                                                    En uno de los clásicos murales del Callao 

Mencionar que a través del tiempo llegaron a nuestro primer puerto artistas de reconocida talla, pero este aspecto toma mayor notoriedad con la llegada del Primer Festival de Salsa Chim Pum Callao desde 1997 en el Estadio Miguel Grau y en adelante en las instalaciones del Parque Zonal Yahuar Huaca, con la participación de exponentes de música Salsa Tradicional como Celia Cruz, Luis “Perico“ Ortiz, Ray Barretto, Adalberto Santiago, Richie Ray y Bobby Cruz, Tito Allen, Willie Colon, Cheo Feliciano, El Gran Combo, Rafael D Jesús, José Mangual, José Alberto, Willie Rosario, Raphy Leavitt, Orquesta Mulenze, Conjunto Clásico, Justo Betancourt, Ray de la Paz, Kim de los Santos, Willie Chirino, Herman Olivera.
El balance dejado por este y otros eventos de carácter masivo, han terminado por reforzar aún mas no solo una identidad salsera en El Callao, que a pesar de los tiempos adversos ha sabido mantenerse, recibiendo un merecido y justo reconocimiento por  parte de la comunidad latina en general, tanto así que actualmente se presenta las franquicias del Festival Chim Pum Callao en Santiago de Chile y los Estados Unidos.







Es menester dar un justo y merecido reconocimiento al Callao, no solo por un tema musical que es el que nos atañe y es materia de constante investigación, sino también por su gente que hizo historia en defensa de la Patria y como no también a sus exponentes en los diferentes ámbitos de la cultura y deporte que aportaron a nuestro país. 
Finalmente, como un homenaje a tan querida tierra, nos permitimos recordar primero las menciones hechas por cantantes de la talla de Rubén Blades, Cheo Feliciano, Junior González -por citar algunos- y segundo recoger los versos del himno a nuestro primer puerto Nostalgia Chalaca, escrito en Chile por Manuel Raygada, los cuales describen fielmente el sentimiento de un chalaco alejado de su terruño: 

Nostalgia Chalaca

Noche chalaca de luna majestuosa,
ausente y lejos te veo siempre hermosa.
Siento que se desgarra en mi pecho el corazón,
al cantar de mi guitarra y al evocarte en mi canción.
¡Chim Pum! Callao, oh querida tierra mía,
tu eres la única alegría que recuerda mi vivir
¡Chim Pum! Callao, yo te añoro noche y día,
siento que esta lejanía atormenta mi existir.
Loca mi alma se agita, de nostalgia infinita
por volverte pronto a ver,
jamás, un instante te he olvidado
y estarás siempre grabado en lo más hondo de mi ser.
Callao querido por tu recuerdo vivo,
fuiste testigo de todas mis errancias,
este canto de añoranza, de un chalaco corazón,
que desde lejos te canta con la más honda emoción.
¡Chim Pum! Callao, oh querida tierra mía,
tu eres la única alegría que recuerda mi vivir.
¡Chim Pum! Callao, yo te añoro noche y día,
siento que esta lejanía atormenta mi existir.
Loca mi alma se agita, de nostalgia infinita
por volverte pronto a ver,
jamás, un instante te he olvidado
y estarás siempre grabado en lo más hondo de mi ser.
¡Chim Pum Callao!


Nota: La palabra Chalaco es originaria de nuestro idioma Quechua y está dado al poblador de la zona costera del Perú que realizaba labores de pesca. 

Escrito por: Angelina Medina 

No hay comentarios:

Publicar un comentario