sábado, 20 de septiembre de 2014

NOS DEJÓ UN GRANDE DEL TAMBOR: MILTON CARDONA

Iniciamos el día con esta triste y sorpresiva noticia, el Maestro de la percusión, un grande la tumbadora nos ha dejado... Milton Cardona. Músico con el cual estamos muy identificados por sus muchísimas participaciones en mas de 700 producciones, contribuyendo a la carrera de diversos y grandes artistas de todo tipo de géneros musicales, que abarcaron su dilatada y extensa discografía. Su presencia fue muy importante para el movimiento salsero, siendo uno de sus percursionistas mas representativos y connotados. Este notable pecursionista desarrolló un concepto muy personal sobre su ejecución ya sea en Música Afrocaribeña, Santera, Jazz. También hay que mencionar su faceta como corista, con un estilo y voz particular, muy recordada por los melómanos. Gracias Maestro por su contribución a nuestra música. Que En Paz Descanse 





Escrito por: Angelina Medina 

martes, 2 de septiembre de 2014

CONVERSANDO CON CARLOS SANTOS

Por Ruswell Carpio Sanz
Entrevista realizada el 01 de Agosto de 2014
Hotel Vista del Sol    Lima - Perú


AGRADECIMIENTO

Antes de exponer la presente entrevista, quiero expresar mi agradecimiento público al Sr. Rudy Flores Jáuregui, coleccionista, melómano y empresario responsable de la presentación del Sr. Carlos Santos como de otros artistas del ambiente salsero en nuestro país, apostando por el rescate del talento tradicional en tiempos como el presente, adverso para estos intereses.

Tener el gusto de compartir con músicos y cantantes de la movida salsera de los 70s con trayectoria respetable, no es algo que se de todos los días, como es el caso de nuestro invitado especial el Sr. Carlos Santos, cantante nacido en Cataño Puerto Rico un 13 de Marzo de 1,946; quien en base a su virtud musical así como afán y tenacidad de superación, le ha permitido llegar a alternar al lado de notables exponentes de la escena salsera. Las producciones en las que ha participado dan cuenta no solo de su virtuosismo como sonero, sino además de un registro vocal ajustado tanto al formato salsero como al bolero, del cual se considera un incondicional.
Y por cierto, si de virtudes hablamos, agregaré su humildad y disposición por compartir las experiencias vividas durante su carrera musical, la cual lleva más de cuatro décadas. Por ello, más que una entrevista, esta se trata de una conversación amical.
  
Ruswell Carpio:      Bienvenido Carlos un placer compartir con usted
Carlos Santos:        Muchísimas gracias, para mí es un placer enorme y un orgullo el haber venido aquí por primera vez a la tierra de Perú, que para bien sea y amén de aquí para muchas; saludos muchas bendiciones y mucho respeto.
RC:         Donde nace Carlos Santos y háblenos un poco sobre la música en su infancia
CS:         Tu sabes yo podía caminar por la calle, viendo lo que nosotros tradicionalmente en Puerto Rico llamamos la Rumba, un par de gentes tocando las congas que se yo, y yo me podía parar allí y poder cantar; pero pararme frente a un público yo temblaba, me daba miedo, me daba como frío olímpico que nosotros llamamos. Pero esos fueron más o menos mis intereses allí comenzando, probablemente, no reconocía a lo mejor que tenía ese talento. Pero esos fueron más o menos, estamos hablando a nivel de 15, 14, 16 años algo así, pero ahí fue más o menos que ya se despertaba el interés por la música.
RC:         Recibiste influencia musical por parte de tus padres, fueron músicos?
CS:         No, mi familia no tocaban ni los palitos, el único músico fui yo y un hijo mío al que yo perdí, el heredo de mí. Pero en mi familia no había nadie que quisiera o que tuviera alguna afinidad con la música a nivel de decir que era salsero; les gustaba la música pero no cantaban ni tocaban, no hacían nada de eso.
RC:         Usted aparte del canto, toca usted algún instrumento?
CS:         Yo tocaba antes congas, a mí me gustaba tocar las congas, ya no puedo.
RC:         Algún conguero influenció en su gusto por este instrumento
CS:       No, no, simplemente me gustaba el instrumento y aparte de ese hay dos instrumentos más que a mí me fascinan que son el saxofón barítono y la guitarra.
RC:         Como fueron sus inicios en la música durante su adolescencia, con que grupos empezó a experimentar la Salsa
CS:         Fue con un grupo en Nueva York, de mi gran amigo el Sr Louie Rey, él se llama Luisito Reyes, pero en el ambiente lo conocíamos como Louie Rey y eso fue más o menos para el 1968, donde de hecho nosotros participamos en una competencia de orquestas, habían como diez orquestas y la orquesta de nosotros fue la que gano el primer lugar y nosotros básicamente éramos creo que once muchachitos y el más viejo yo puedo decir que tenía probablemente entre 19 y 20 años, pero allí fue eso, fue más o menos para 1968 donde yo comencé a experimentar más o menos como semi profesional, no profesional en sí, solo semi profesional.
RC:         Es la época del boogaloo!
CS:         Un musical grande, que tuvo la ciudad de Nueva York y ahí estaban todas las bandas habidas y por haber.
RC:         No llego a grabar con Louie Rey
CS:         No, no porque fue una cosa fugaz, porque yo me fui de allí para la orquesta de Manny Burgos.
RC:         Manny Burgos personaje reconocido en el ambiente salsero, que tuvo como cantante a otro grande Jr. Toledo, que al dejar esta agrupación es sustituido por usted.
CS:         Es correcto, a la salida de Jr. yo entré. Como decía la situación con Louie fue una cosa fugaz y entonces en esos momentos pues ya yo estaba como te dije semi profesional, ya yo estaba conociendo como era el ambiente y allí me encuentro con la situación de que Jr. Toledo se estaba marchando en ese momento. Todavía no se había ido, pero él ya le había dado tiempo a Manny Burgos para que se buscara un cantante y yo me ofrecí a cantar con el Sr. Manny Burgos, el me acepto y allí comencé, pero también fue otra cosa fugaz hasta el encuentro con Joey Pastrana.
RC:         Cuanto tiempo permaneció al lado de Burgos?
CS:         No estuve ni un año, ni un año, porque todo esto ocurrió en el lapso de 1968 a 1969, fue una cosa a nivel de meses y es como yo digo, yo tenía el espíritu ese aventurero. Ya siendo joven pues quería experimentar de todo y eso para mí era simplemente puertas que se estaban abriendo poco a poco.
RC:         La presencia de Pastrana forma parte fundamental en su historia discográfica.
CS:       Allí en realidad, fue donde comenzó mi cuestión profesional y fue en una presentación que yo estaba haciendo con Manny Burgos en un Club en Nueva York que se llamaba La Cueva, creo que era en la 116 y Lexington Avenue, entonces para ese tiempo como decía fue la época grande donde surgió el Boogaloo, el Shing-ga-ling, y donde estaban todas estas bandas jóvenes de Johnny Colon, Joey Pastrana, Joe Battan, entonces eso era como un after hour, eso viene siendo como si fuera una cosa después de un baile regular donde los clubs cierran, entonces tú te puedes ir a pasar otro rato a esos sitios que se llaman after hour, ya eso desapareció, todo eso ha desaparecido pero, en esos momentos entró Joey Pastrana al sitio donde yo estaba tocando y ellos aparentemente me estaban observando, y cuando yo termino la presentación el hermano de Joey me hace el acercamiento y me dice: “Mira mi hermano quiere conversar contigo” y entonces yo digo ok.  bien, yo voy donde está el, el me presenta con Joey y me dice: “Ven acá, te gustaría cantar con mi orquesta”, y yo le digo (sonríe), pues claro!, de nuevo mi espíritu aventurero me hace hacer todas esa cosas, yo le digo que sí, eso fue un Sábado yo me recuerdo y un Lunes ya estaba grabando con Joey Pastrana mi primera grabación como profesional. Ya allí yo puedo decir que comencé como profesional.
RC:         Y esto por intermedio del tumbador Willie Pastrana hermano de Joey.
CS:         Si tumbador, pero Joey lo mando como mensajero: “mi hermano quiere conversar”, y yo fui, y allí comenzamos la situación.
RC:         Que tal su experiencia a través de las cuatro producciones grabadas con Pastrana, recordamos la primera Joey en Puerto Rico (1969)
CS:         Esa fue la primera.
RC:         Recordamos temas como Hugo y Que Pollito. El primero haciendo alusión a Hugo González, compositor de temas como Arrepiéntete y Mírame de Frente para Ray Barretto.
CS:         Eso es así,  mi primera con Joey, compartimos bien chévere, una oportunidad que me permitió coger experiencia para el futuro, eso lo grabamos para Cotique. Sobre lo primero, es cierto fue para Hugo González, tremendo compositor.
RC:         Carnaval de Joey (1970),  nos muestra su registro vocal mucho más consolidado en relación con anteriores discos
CS:         Si exacto, porque era cuando por ejemplo tú comienzas y es cuando el diafragma tuyo va abriendo, ya a medida que tú vas cantando más, ya el pecho se te está abriendo mucho más y ya la voz va tomando un matiz diferente, una experiencia diferente porque de hecho, cuando se hacen comparaciones entre las cosas que yo grabe con Roberto Roena a las cosas que yo grabe con Joe Pastrana es como el día y la noche. Pero son cosas agradables para mí porque eso es, yo analizo y en otras palabras pienso para atrás y me digo mira lo que ha pasado con la vida mía de allí  a aquí. En ese disco yo parecía un niño, si ves la foto tú dirás dónde está el eh!! demasiado bien jovencito.
RC:         Carlos, tomando en cuenta el espíritu aventurero que lo acompaña, fue complicado para usted, encajar en el estilo de cada una de las agrupaciones con las que compartió
CS:         Si, si exacto, poco a poco yo lo fui adaptando, poco a poco fui aplicándome la situación de ser salsero, porque eran diferentes sonidos, diferentes arreglos por completo hasta el día de hoy, lo hicieron demasiado de moderno, demasiado de agresivo. Pero para esos tiempos poco a poco iba acoplándome al estilo de cada banda donde yo iba trabajando y entonces a medida que iba cogiendo experiencia eh, me la iba aplicando yo mismo en sabiduría y todo eso: carretera! como decimos, dándole carretera a la experiencia.
RC:         Verdaderamente el Sonido de Nueva York ha influenciado…….
CS:         Eso! el Sonido de Nueva York!
RC:         …….es un sonido vehemente, agresivo, genuino!
CS:         Eso era el sonido, inclusive yo creo que musicalmente Nueva York era la plaza, la plaza para todo el que quería y cuanto sonido sale a nivel de música latina era Nueva York, era la sede, la plaza y hasta los músicos donde querían estar era en Nueva York en la década de los 60s y 70s.
RC:         Una tercera producción titulada A Comer (1972), que recuerdos de esa producción Carlos
CS:         Allí fue que estaba el flaco mío Héctor Lavoe haciendo coros y mucha gente, porque Héctor y yo comenzamos casi simultáneamente y en Nueva York Héctor y yo vivíamos cerca el uno del otro y yo lo visitaba mucho, el me visitaba mucho. De hecho en esa grabación no solo hizo coro el, hizo coros también el Sr. Santos Colon tremendo vocalista, pero Héctor en su personalidad siempre él sabe que yo lo quise mucho.
RC:         Un gran personaje
CS:         Si! un personaje, esa es la frase, tremendo personaje!
RC:         De quien fue la idea de tomar el nombre de la película “El Padrino” para el título del LP.  fue Pastrana?
CS:         Fue de Roger……. El dueño del sello Parnaso, el concepto vino de él y de hecho como había subido ese tema en la película decidieron aplicarlo e inclusive hicimos el tema en una versión en español.
RC:         Recuerdo que el dueño de Parnaso era un argentino
CS:         Un argentino, el nombre de él era Roger, pero no me recuerdo del apellido
RC:         Llegamos a la etapa junto a Francisco “Kako” Bastar, su entrañable amigo
CS:         Mi banda! y lo digo sin o sea, a puro orgullo, mi banda favorita, con todas las bandas con las que yo he pasado cantando, grabando, trabajando esa es, fue y sigue siendo mi banda favorita. Kako más que músico, tremenda persona, tremendo amigo, tremenda personalidad y un alma de Dios, yo lo adoro, está en la gloria “saludos negrito”!  (Expresa mirando al cielo).
RC:         Sabemos de la destreza de Kako como percusionista, no por algo fue pieza importante de la legendaria Alegre All Stars
CS:         Y no solamente eso, cualquier persona que analiza, o cualquier melómano vamos a decir la palabra, cuando tú te vas a la esencia de la música, a la esencia del salsero, Kako fue lo que cualquiera de nosotros como músicos decimos La Escuela, o sea por allí el que no paso por esa banda no se considera cantante, por allí paso Héctor Lavoe, por allí paso Chivirico Dávila, paso Julián Llanos, paso Meñique, Ismael Rivera, por allí pase yo modestia aparte, paso Totico, o sea que por allí paso la crema del salsero, del sonero.
RC:         Una especie de filtro, prueba de fuego para los cantantes
CS:         Cómo no! Tremendo, como desarrollaba la banda sí! Parecía que él tenía la melaza esa, el imán que agarraba a cualquier, en otras palabras como uno decía, donde yo quiero cantar es allí y eso paso con Kako, sucedió con Kako.
RC:         Kako también muy exigente en la elección de sus músicos todos de primera línea
CS:         Mucha calidad, de primera línea, pero no solamente eso, sino que él era una persona exigente, pero lo que él te exigía, te lo exigía con una clase que tu complacías lo que él quisiera tú lo complacías, no era el pedir, era la forma en que te lo pedía, tu sabes con mucha clase, con mucha humildad. No, tremendo mucha admiración, mucho, mucho respeto de aquí para allá, aparte de que lo quise como un gran amigo, mucho respeto.
RC:         Como timbalero?
CS:         Ufff, no, no, uno de los mejores, o sea sin aquel ni el otro, pero tú sabes comparativamente Kako fue uno de los bravos, o sea volvemos a lo mismo Escuelita escuela.
RC:         Vámonos a 1976 con su gran amigo Néstor Sánchez, Héctor Castro y la gente del Conjunto Candela, aquí pegaron temas como Flores Para tu Altar, Amor Pa Que y Todo el Mundo Quiere Bailar. Que experiencia esa maestro de un disco típico tan bueno.
CS:         En los coros fuimos Néstor y yo. Sabes que de los grupos que yo trabaje, ese era el grupo con el que más bregue, porque en ese grupo nosotros tocábamos casi seis noches a la semana, nosotros teníamos un volumen de trabajo que eso era increíble y entonces yo llegue a un punto donde ya yo estaba cansado y le dije a Héctor el director de nosotros, yo necesito ayuda yo no puedo, porque esto es muy fuerte para mí, entonces me dice, pero que vamos hacer y le dije mira me acabo de enterar que Néstor Sánchez dejó La Protesta, vamos a hablar con Néstor, entonces yo me recuerdo que nosotros estábamos tocando esa noche en un sitio que le decían La Magane en Nueva York y en uno de los recesos yo llamo a Néstor y le explique la situación eh, le ofrezco el trabajo y enseguida él me dijo que sí, me dio una respuesta afirmativa en ese momento y ya la próxima semana Néstor estaba ensayando con nosotros y allí arrancamos.
RC:         Una pena que no continuasen grabando con Candela
CS:         No, o sea nos fuimos por razones diferentes, yo me fui por las mías, Néstor se fue por las de él, pero nos fuimos casi simultáneamente, yo me fui un poco antes que él y él se fue al rato, yo me fui de allí creo que yo fui con Eddie Palmieri y Néstor se movió con Larry Harlow.
RC:         Néstor debuta con Harlow en la producción “La Raza Latina” en 1977, sin embargo usted tuvo tiempo atrás importantes encuentros con los colectivos de Ray Barretto y el Conjunto Libre de Manny Oquendo. Como fue su estadía con estas agrupaciones?
CS:         La experiencia con Barretto fue una situación… una cosita un poco fuerte para mí, porque hubo una situación donde yo deje, o sea en el momento que sucedió lo que sucedió, del punto de vista comercial yo estaba con Joey Pastrana y estaba mirando a Ray Barretto y de nuevo volvemos a lo que yo decía espíritu aventurero y buscando otros estilos, otra clase de sonido, entonces yo digo bueno Joey Pastrana….. pero Ray Barretto es más fuerte, más conocido, la música es más agresiva, yo voy palla. Entonces entre reemplazando a Adalberto Santiago, entonces sin pensar por el espíritu aventurero, no me estoy dando cuenta que entonces ocurrió algo acá. A mí me quedaba como un año y medio o dos años de contrato con Parnaso y ellos no me quisieron no me dejaron ir, yo me imagino que fue porque como yo dejé el grupo, entonces se enojaron conmigo y para castigarme me aguantaron el contrato, entonces yo dije tú me aguantas yo no grabo y estuve en esas, o sea no grabe más, pero tampoco podía grabar con Ray, estuve así por espacio de un año, entonces me tuve que salir porque ya no convenía que yo estuviera con el grupo, no podía grabar me fui del grupo y allí ingreso el Sr. Tito Allen reemplazándome.
RC:         Estamos hablando del año 1973
CS:         1973-1974, yo entre como el 72-73 con Ray y estuve como un año, por ahí más o menos a finales del 73 entro Tito.
RC:         Claro, Adalberto graba hasta el 73 con Barretto el LP Que Viva la Música y ese mismo año sale a la luz el LP Indestructible con Allen como vocalista. Ese tránsito por la banda de Barretto debe haber sido fructífera para usted, tremenda voz la suya y la fuerza de la orquesta de Ray con arreglistas de talla.
CS:         Gil López, Luis Cruz, tremendos!
RC:         Como aparece el Conjunto Libre en su carrera?
CS:         Nada, yo fui el primer cantante del Conjunto Libre que mucha gente no sabe de eso, porque todo el mundo piensa que fue el Sr. Tempo Alomar, no fue Pupy Cantor fue un servidor, estamos hablando del 75 para el 76 y de hecho mucha gente no sabe que cuando se organiza Libre el director del grupo era Andy González, el Sr. Manny Oquendo no tenía que ver nada con el Conjunto Libre, yo recuerdo que el trombonista era Reynaldo Jorge porque eran dos, Oscar Hernández estaba en el piano, Charlie Santiago era el bongosero, yo cantaba entonces. De allí es que fue que yo me voy con Eddie (Palmieri), y entonces yo recomiendo a Tempo con Andy, Tempo ingresó a cantar con el Libre para ese momento y allí de nuevo no estuve mucho tiempo porque yo estaba experimentando y andaba buscando sonido y se me abrió la puerta del Sr. Eddie Palmieri, allí fue mi ambición todo ese tiempo que yo estuve en Nueva York, cantar con esa orquesta y se me dio.
RC:         Y en que época! una de las mejores de Eddie
CS:       Sabroso! Tremendo genio, tremenda persona, yo estoy orgulloso, porque he participado con exponentes de la música latina grandes y he tenido el honor y el placer de trabajar junto a ellos, para mi es una recompensa grande.
RC:         Usted reemplazo a Lalo Rodríguez
CS:        De casualidad, increíble, coincidencias que pasan, cosas locas, eso fue una situación que yo estaba en mi casa y viene un amigo mío y porque yo sabía que Eddie andaba de gira por California, pero que no sabía hasta cuanto tiempo iba a estar, entonces un amigo mío viene a casa y me dice: Carlos Eddie llego y va estar esta noche en el Hipocampo. El Hipocampo era un club que había en Nueva York grande, bueno, tremendo club y entonces me insiste: “Vamos para allá”, no olvídate de eso, yo me quedo aquí en mi casa, “No pero vamos para allá” y siguió insistiendo de tal manera que yo le dije está bien vamos y entonces cuando llego allá y estaba allí parado, surge abriendo la puerta el dueño del sitio y sale Eddie Palmieri; entonces el me ve y me dice “Carlitos que chévere”, me abraza y dice: “Dame una mano ayúdame”, le dije: que pasó! “Que Lalo se quedó allá en California y no quiso regresar a la ciudad ayúdame dame una mano aquí”, yo conocía a Eddie, pero personalmente nunca habíamos conversado, entonces él me dice: “Ayúdame” y le dije: no, no vamos! Y me dice: “Tú conoces mi música”, le respondí: claro yo soy fanático tuyo y arranca el hombre con Muñeca, yo me recuerdo cuando termino él se para y viene y dice: “damas y caballeros les presento al nuevo cantante de la orquesta de Eddie Palmieri” y la experiencia fue mucho más grande trabajar con el maestro, yo lo estaba mirando a el no como cantante sino como músico, cuando a veces venían sus solos, yo me salía para el lado simplemente para observarlo, que sonido, que mazacote como decimos nosotros, tipo con un sabor increíble, buenísimo, grata la experiencia.
RC:         Charlie Palmieri?
CS:         Eddie mismo considera que Charlie es más pianista, más músico que él, pero igual bravísimos los dos, tremendos los dos, cada cual con su estilo, porque tenían estilo propio y tu podías ver a los dos tocando y tu sabias quien era quien por el sonido, la manera del guajeo y tu podías identificarlo fácil y sigue siendo para mí un icono, yo creo que en la música Neoyorkina eso es, si tu calificas a la gente tienes que darle en vez de un diez un veinte, porque es un fenómeno musical y de esa manera talentos de esa forma como yo digo al igual cuando yo hago la comparación con Lalo Rodríguez, talentos de esos salen una vez cada cien años y talentos como un Eddie Palmieri igual y hay muchos buenísimos, buenísimos, pero el estilo, la personalidad uno de cada cien años.
RC:         Roberto Roena 1978 producción El Progreso
CS:         Mi pana! sabes que si te digo anécdotas, cuando hicimos esa grabación yo no quería hacer el tributo a Cortijo, dale el homenaje a Cortijo a Tito (Cruz) y dame aquel a mí y yo te hago El Progreso y así fue yo hice un intercambio, un chantaje le puse…. (risas) y se hizo El Progreso y mira! le dio un Disco de Oro al Apollo Sound.
RC:         Su voz le dio un sello particular al Apollo Sound.
CS:         Ya allí yo siento que tuve mi definición, lo que yo quería proyectar cuando estuve con la orquesta de Kako, ahí fue donde yo me convencí de que aquí estoy en el sabor que yo quería estar, ya yo entré en el estilo que yo quería: agresivo, porque con Kako se cantaba agresivo, había que cantar y con Eddie se cantaba agresivo y con Roberto Roena ya allí se acabó la ingratitud, Roberto es un genio escogiendo los temas, y él sabe no sé, parece que tiene como esa visión que este número le cae a esta persona, el hombre conoce lo que es el término de la percusión él sabe lo que es eso, carisma, músico, bailarín, de todo,  mi admiración siempre ha estado con él y lo sabe.
RC:         Y tuvo una orquesta con tremendos músicos
CS:         No, no, tuvo una orquesta grandiosa tuvo a Ray Cohen, tuvo hasta Elías López, monstruos que pasaron por allí. En la época mía estaba Fernando Marcano, hubo un tiempo que estuvo Darío Morales, Mario Cora y Elliot Feijoo, Efraín Hernández, Lenny Prieto, Papo Pepín en la timba, Luty Maldonado y Coco Andújar, Cuqui Santos al timbal, Mario Román hijo, el Sr. Tito Cruz y yo cantando, pero modestia aparte yo creo que el sonido más fuerte que tuvo Roberto Roena fue en esa época y para las próximas producciones que vinieron, yo por ejemplo hice tres. De hecho! hice hasta cuatro, porque hay una que quizás la gente probablemente no sabe, que hizo Adalberto Santiago, que ya esa grabación yo la había hecho, yo la había terminado y por cuestiones profesionales yo deje el grupo y me marche a Nueva York, se sacó la voz mía y se puso la de Adalberto Santiago.
RC:         Se refiere al LP 47.50 lanzado en 1982
CS:         Exacto, pero ya eso ya estaba terminado por este servidor
RC:         Esa hubiese sido la cuarta y última producción
CS:         No, pero yo no digo la última, la última es cuando se muere (risas)
RC:         La ultima que en su oportunidad grabo con el Apollo Sound
CS:         La última que supuestamente yo hubiese hecho con Roberto, hubiese sido esa
RC:         Le comentaba por la tarde sobre el tema Soy de Ley del LP Que Suerte he Tenido de Nacer (1980), y que en su momento le resulto difícil realizar el tema por lo fuerte y vehemente del arreglo
CS:         Óyeme, porque ese número es tan y tan violento que ese número te cansa, entonces cuando nosotros hacíamos ese número en presentaciones, yo a veces hasta le rogaba a él (Roberto Roena), no hagas ese número en los comienzos del baile, vamos a dejarlo al final, porque ya al final aunque yo este cansado; pero si tú lo haces ahora me vas a matar para el resto de la noche, porque el numero era o es tan fuerte y tan fuerte y es tan violento que no te deja descansar, tienes que estar ahí cantando todo el tiempo y es un fenómeno.
RC:         El tema es agresivo!
CS:         Demasiado de fuerte, pero el número tiene una sabrosura y una picardía que uhhh!
RC:         No le hubiéramos perdonado que deje de grabarlo (risas)
CS:         Gracias, gracias
RC:         Hemos hablado de Pastrana, Roena, Barretto, Kako; percusionistas líderes y aparece en su carrera otro gran timbalero Orestes Vilato y Los Kimbos en 1978, quien lo convoca para la tercera producción del grupo bajo el sello Cotique denominada Hoy y Mañana. Que tal su estancia con el grupo?
CS:         No, sabrosa, allí eso es lo que yo llamaba las Naciones Unidas, allí habían Cubanos, Dominicanos, Boricuas, nosotros teníamos un grupito bueno y gozábamos mucho y tremendo, toda, toda una gama de personalidades, increíble, pero gratas experiencias con todos ellos, esa fue yo creo que la última… de los últimos años que yo estuve viviendo en Nueva York hasta el 78, hasta que me fui con Roberto Roena, pero eh con ese señor (Vilato), otra experiencia! y fíjate las orquestas por las que yo he pasado la mayoría de los directores han sido percusionistas, o sea Ray Barretto, Roberto Roena, Kako, Orestes Vilato; pero allí yo goce muchísimo e hicimos mucho ruido un grupo que hizo mucho ruido también.
RC:         Pastrana mismo, timbalero!
CS:         Timbalero Joe Pastrana
RC:         Comentábamos ayer por la noche su aprecio por Willie Rosario y su Orquesta y su participación como corista en…
CS:         Yo hice coro en grabaciones y me he quedado con la espina, si! Pero fíjate hubo una época en la que yo cante también con el Sr. Louie Ramírez cuando regrese de Puerto Rico que deje a Roberto, cuando yo me regrese a Nueva York para los 80s 81s por allí, yo cante con la orquesta de Louie, estuve por un tiempo cantando con él, pero volviendo a lo que tú me dijiste sobre Willie Rosario, me he quedado con la espinita de que yo le decía a Willie y se lo decía a todo el mundo, que con la orquesta que a mi toda la vida me hubiese gustado cantar era con Willie Rosario y me he quedado con esa espina y algún día él me tiene que decir a mí: Carlitos vamos hacer algo pero él me decía a mí: “No Carlitos, lo que pasa es que tú eres muy caro”, yo le pedía trabajo y vamos a trabajar! Y hacemos un negocio! Y Willie dice: “no porque tú eres muy caro”,  Pero tú no sabes lo que yo estoy cobrando, pero vamos a hablar, “no tú eres muy caro” Está bien. Pero me he quedado con esa espina y algún día antes de yo caerme, yo creo que Dios me tiene que dar la dicha de hacer algo con Willie Rosario, yo quisiera, porque esa banda a mí siempre, siempre, siempre me gusto, en mi corazón y en mi mente yo quisiera, aunque después de eso me muera, pero por lo menos hacer algo con Willie y se me ha quedado eso en la mente, siempre se lo reclamo a él: Nunca me dejaste cantar contigo.
RC:         Julito Castro también contó con su talento como corista en la producción Mamey (1980) para su orquesta La Masacre
CS:         Fíjate, con el yo cante también, él tenía un grupito que se llamaba La Única, cantaba el Sr. Jr. Córdova y yo. Entonces yo le hice coro a él cuándo se marchó a Puerto Rico y yo también me fui a Puerto Rico con Apollo nos encontramos, hice coros con él en una grabación con La Masacre, yo no sé ni cómo…. (recuerda), pero hay un número que se llama (entona) Jibarita ay que linda te ves jibarita, entonces hice: el punto del sabor pregón que va de viaje sabor añejo de rumba porque tenemos casabe.
RC:         Sabor añejo de rumba, Rumba sin Invitados, Celoso, son algunos de los temas
CS:         Esa!
RC:         LP Mamey de 1980 para La Masacre, cantando Enrique “Kiko” Rosendo
CS:         Ese mismo, yo hago coros allí
RC:         Tambores de guerra! Tremendo numero
CS:         (Canta) sonó los cueros sonar tambores de guerra y cuando hace: tambores de guerra!! allí tu sabes que soy yo. Yo gocé y por eso te digo me doy no se, me doy el cache, el orgullo, el honor de haber participado con tantos músicos grandiosos, compartir con esa clase, gama una gama de fenómenos de la música
RC:         Usted es un artista consolidado y bueno para usted haber saboreado el buffet de orquestas del movimiento salsero en sus diferentes variantes
CS:         Yo estoy contento, mi carrera a pesar de que yo la pare unos cuantos años, pero lo que yo he pasado yo lo he disfrutado
RC:         Como así decide incursionar como solista en la producción Lo Mío
CS:         No, eso era cuando yo había firmado con… porque cuando yo entré con Roberto yo no firme con Fania, porque ellos querían firmarme allí a nivel de exclusividad y yo le dije que no, yo simplemente decía exclusividad! tienen que darme tanto dinero, porque la exclusividad se paga y si tú simplemente me vas a firmar por el hecho de pertenecer a Fania, a mí eso no me interesa, pero yo simplemente deje eso afuera y solamente bregue con la parte de Roberto, ok vamos hacer lo tuyo yo canto contigo y el día que yo me vaya buena suerte y el día que tú me botes buena suerte como sea. Pero después en el último año más o menos yo firmé, pero por un año con la opción a yo grabar mi propio álbum, entonces eso fue lo que ocurrió y no fue una cosa planeada, fue una cosa que sucedió. O sea hubo problemas profesionales aquí yo me marcho a Nueva York, y entonces voy donde la Fania y entonces puse mi exigencia  ok. tú me debes un disco, dame el disco, entonces grabe Lo Mío (1982), grabe Lo Mío y de nuevo pasaron muchísimas cosas, porque después que el LP salió, hubo tanta cosa que hasta el disco lo pararon, fue parado por completo y lo sacaron del mercado, de todo eso yo me enteré. Pero ya yo había llegado a un punto donde a mí ya no me interesaba, porque yo me lleve mucho mal sabor de situaciones que pasaron, tú me entiendes no, no le puse mucha atención, pero el álbum se quedó allí!
RC:         Tengo aquí el álbum, los temas tienen un fuerte contenido emocional y en la contra carátula, una emotiva foto con sus amados hijos -que en la gloria de Dios están-, foto conmovedora, como conmovedor su mensaje en Eres mi Sangre. Esta es una producción de Louie Ramírez con la presencia de la crema y nata de los músicos de Nueva York
CS:         Esa era la crema y la ganga de Louie, la mafia de Louie Ramírez, esa era la gente y de ellos tengo muchos gratos recuerdos, porque yo me congracie aquí con un individuo que se llama Mike Collazo, tremendo, yo me hice tan y tan amigo y yo lo adoraba a pesar que yo los quería yo los quería todos, pero cuando yo miro así (de frente), esto era la crema de Nueva York y por eso te digo yo me siento orgulloso de eso mismo, de yo haber participado con tanto individuo me llena a mí de una satisfacción increíble, allí estuvo el Albino, Ray de la Paz y un servidor.
RC:         Después de esta experiencia viene un receso prolongado, no supimos de usted sino hasta Madera Fina (1992), que sucedió maestro?
CS:         Ese fue el lapso donde yo tuve la pérdida, yo perdí dos hijos y yo estuve por fuera de la música por un espacio de diez años, porque el feeling por la música como que se me murió, se murió de golpe al perder los niños y entonces la razón por la que yo regrese fue una promesa que yo le hice al mayor, porque él me hizo prometerle que si el moría, de hecho mi hijo murió de cáncer y bajo una promesa él me dijo a mí que si el moría, que yo le prometiera que yo regresaba a la música y yo le dije que sí, que yo lo iba hacer y mi niño murió en el 92 y yo regrese en el 93, con la cuestión de Madera Fina y de hecho una anécdota para mucha gente, cuando surge la situación de que todavía yo estaba en una negación, de que yo no quería aunque ya había hecho una promesa, yo todavía no quería. No estaba decidido por completo a volver a involucrarme en la música, y Pocholo (Pedro Segundo), que era uno de los co-directores del grupo Madera Fina, el insistía y yo le decía que no, hasta que llegó un momento donde yo dije bueno, vamos hacer lo siguiente, yo le había hecho una vez el comentario, una vez al esposo de una de mis sobrinas, de que mi hijo murió pero murió como el árbol, como la madera fina, murió fuerte porque el murió fuerte, pero el corazón no le resistió, tú me entiendes, entonces yo le dije a ellos Ok. Vamos hacer, yo voy a cantar con ustedes, yo grabo lo que sea siempre y cuando me dejen ponerle nombre a la orquesta, porque a mí se me quedo entonces ese nombre en la mente Madera Fina, entonces fuimos a la Corte de Nueva York a registrar el nombre de la banda, fuimos y la señora encargada nos dice: vayan a aquel libro y si ese nombre está allí no lo pueden usar, sino esta tú tienes el derecho a hacerlo y asimismo lo hicimos, registre el nombre y nada! salió y de allí montamos la primera producción increíble, sabrosa! De hecho, hice la segunda producción también. Entonces allí yo me marche a Florida, porque cuando mi hijo murió mi esposa supuestamente me dice a mi ven para acá porque compramos casa. Aquí fue donde yo le digo a los muchachos de Madera Fina después de haber hecho el segundo álbum, mira perdónenme pero yo no puedo, yo tengo que irme, yo no puedo dejar a mi señora sola, entonces les digo vamos hacer lo siguiente: saca, yo te doy permiso para que saques, yo siendo director de la orquesta también porque la orquesta era mía, saca la voz yo te doy permiso para que traigan otra gente y háganlo y así sucedió, pero la segunda grabación ya yo la había grabado y todo, o sea me paso lo mismo que con Roberto Roena, ya yo había dejado esa grabación terminada, entonces termine aquí con la única condición que aquí yo me fui de buenas con ellos o sea nos queríamos todos, entonces yo le di permiso yo mismo le dije saca la voz, no conmiguel (conmigo). Imagínate que salga uno de esos números a la calle y se pegue el número y el cantante no esté allí, acabando de grabar, tú me entiendes. Entonces vamos a cortar por la parte bonita pon otra voz y después nunca surgió más nada, porque ellos mismos decidieron que si yo no estaba en el grupo, ellos no querían seguir y se hizo esa segunda producción y allí murió.
RC:         En una época difícil para la Salsa solida Madera Fina fue como un bálsamo
CS:         Willie Rosario me hizo una vez un comentario: Carlitos a nosotros nos podrán herir pero no nos van a matar, la Salsa de nosotros podrán herirla, pero no nos van a matar, nosotros resurgimos. Entonces hubo una época en que sí, en realidad gracias a Eddie Santiago y Frankie Ruiz, creo que esos fueron los dos individuos que volvieron otra vez a traer la Salsa para arriba, pero en lo tradicional, salsa fuerte para el bailador, gracias a Dios que todavía quedan un montón, porque nosotros aunque así en Puerto Rico, nosotros somos bailadores de Salsa fuerte y esta aquel que otro con su Salsa Sensual perfecto, pero nosotros somos Salsa fuerte.
RC:         Vemos un repunte de la Salsa fuerte en Venezuela, en Nueva York con The Mambo Legends, Spanish Harlem, Luis Blassini con Iroko y agrupaciones relativamente nuevas…
CS:         Dijiste Luis Blassini? Ok, cuando yo te hable de Eddie Palmieri y yo te dije del amigo que vino a buscarme a mi casa, era el, de hecho yo me lo traje, porque él era estilista de cabello, el cortaba pelo, entonces él vivió conmigo, vivió en mi casa porque él es del mismo pueblo mío en Puerto Rico de allá de Cataño, entonces el practicaba su estilo de corte de pelo con los hijos míos y conmigo (risas), pero esa fue la persona que me dijo a mi vamos a ver a Eddie Palmieri aquella noche, entonces yo lo traje a él, el hacía coros cuando yo cantaba con Kako, yo me lo había traído para la banda de Kako, pero el está en Nueva York el vive en Nueva York, pero es que allá en Nueva York se ha muerto la Salsa, los sitios que había tanto, tanto y tantos locales de tu actuar pero ya eso hoy no existe.
RC:         Esto contribuyo a una llegada masiva de artistas por lares sudamericanos?
CS:         No, pero eso ya ocurría con anterioridad, pero ahora esta con más volumen y de nuevo hay que expresarle gracias al pueblo de Perú, al pueblo de Colombia, al pueblo de  España, esas son la gente que están dando… no han dejado que la Salsa de nosotros se muera y muy agradecido, nosotros estamos muy agradecidos de eso y lo reconocemos.
RC:         Me permito destacar el interés de la gente joven por la música tradicional, y esto se evidencia a través de su llegada a nuestro país
CS:         Esa es una de las situaciones donde yo a veces me pongo a pensar, que va ocurrir cuando no tengamos la presencia de un Roberto Roena, de un Eddie Palmieri, de un Willie Rosario, de un Bobby Valentín, que va a pasar con esa música, me estoy refiriendo ahora a la música fuerte de nosotros, porque el fenómeno ese del muchachito o muchachos que vengan ahora surgiendo y a nivel de cantar la música esa fuerte no lo hay, es que no los hay, no los hay. Y yo espero y tengo la esperanza de que surja alguien que diga no, no, yo me quedo en lo tradicional y voy a buscar a los arreglistas de aquellos tiempos que me ponían a gozar. Pero que va a pasar cuando se vaya Papo Lucca, esa música, que va a pasar con esa música, quien va a continuar con esa música.
RC:         Esa es una pregunta que tiene una respuesta…..
CS:         Sublime, sublime, pero yo quisiera, yo tengo la esperanza de que van a surgir por lo menos tres o cuatro individuos que van a poner la música de nosotros otra vez a sonar allá arriba, yo tengo esa esperanza, alguien va a surgir de la isla o aunque no sea de la isla, porque o sea nosotros hemos tenido esa bendición de que por lo menos los cantantes han salido mucho vocalista de allá con una fuerza, un carisma para interpretar esa música.
RC:         Maestro, nosotros estamos muy agradecidos y complacidos de habernos honrado con su presencia; sepa usted que siempre esperamos la llegada de cantantes de su categoría, que no solo destacan por su arte, sino además por su humildad y don de gente.
CS:         Sí, eso es lo que yo me pregunto, yo siempre estuve allí, que pasó?    
RC:         Maestro, nuevamente gracias por el tiempo dispensado, su paciencia y la experiencia compartida, que permitirá conocer un poco más aspectos anecdóticos de la Salsa, de la que usted forma parte. Algún pensamiento final que desee agregar
CS:         Nada, esperando que aprecien esto y que sigan apoyando nuestra música. A todo aquel que lea este artículo que sepa que todavía queda un poquito de Carlos Santos para ustedes y un poquito de mis compañeros colegas. Y esperando que no dejen morir lo de nosotros que es la música bien tradicional, bien sabrosa, los ponemos a gozar y nada, bendiciones de aquí para allá.                 


LO PROPIO PARA USTED MAESTRO!