jueves, 31 de julio de 2014

EL CHORI... EXCEPCIONAL Y ENIGMÁTICO HÉROE DE LA PERCUSIÓN

Silvano Shueg Hechavarria, conocido como el "Chori" fue un excepcional y virtuosísimo percursionista cubano. Su historia es fascinante, digna de una mayor investigación. Nació en Santiago de Cuba el 6 de enero de 1900 y falleció en abril de 1974. Según entendidos, el Chori fue un artista de personalidad muy singular y excéntrica que paseó su arte por diversas agrupaciones del oriente cubano para ya en 1927 trasladarse a La Habana y posteriormente trabajar en clubes modestos de las playas de Marianao, del cual se convirtió rápidamente en la atracción principal. Al Chori no le interesaba trabajar en los locales elegantes, mas bien todo lo contrario. Una de las características de este genial percursionista fue su gran gestualidad e histrionismo al ejecutar todo tipo de percusión. Hay varias anécdotas que rodean su historia, tal vez la mas conocida fue cuando el gran actor Marlon Brando, fanático de la música afrocubana y de su percusión, quiso conocerlo personalmente. Brando viajó sorpresivamente a Cuba en 1956, con el deseo de vivir la rumba, comprar un instrumento de percusión y conocer al Chori de quien tanto le habían hablado, logrando finalmente su sueño de tocar a su lado en una tremenda descarga.. Dicen que el actor le ofreció viajar con el a Estados Unidos, lo que el Chori no aceptó ya que no deseaba por nada irse de Cuba, ni cambiar su rutina de vida. Me intriga saber que hubiera ocurrido si este personaje llegaba a New York en plena evolución de la música afrocubana en dicho país? con el acercamiento con el Jazz y los ritmos afroamericanos. Cuanto mas hubiera aportado con su maestría a la música cubana en su propio país? Son interrogantes que siempre tendré en mente... así como el interés de saber mas sobre un personaje tan único, como desconocido para la gran mayoría, pero que es justo darle el reconocimiento que amerita y no dejarlo en el olvido.






Escrito por: Angelina Medina 

No hay comentarios:

Publicar un comentario