martes, 4 de julio de 2017

EDDIE PALMIERI Y SU SABIDURÍA

Escrito por Angelina Medina Quiroga

Eddie Palmieri nos vuelve a sorprender con su visión musical de avanzada y riesgo con el reciente lanzamiento oficial el 21 de abril del 2017 de “Sabiduría/Wisdom”, trabajo discográfico de altos ribetes que ha causado un gran impacto entre los cultores de la música afrocaribeña.
Desde el anuncio de su publicación, hubo un creciente interés por disfrutar lo que nos traería “El Sol de la Música Latina” en esta nueva producción que ya se gestaba desde el año 2012, al grabarse tres de los números que fueron incluidos finalmente en “Sabiduría”, obra que en esta ocasión analizaremos tema por tema. 
En líneas generales podemos apreciar en “Sabiduría/Wisdom” la fusión y ensamble perfecto de lo afrolatino con el Funk, Soul, Jazz, lo brasileño y el misticismo, lo que le da un toque único y de vanguardia a esta excelente y ya de culto obra discográfica. 

Eddie Palmieri durante su presentación en el Lincoln Center en marzo del 2017
en la celebración de su 80 aniversario. Foto de Ayano Hisa


GÉNESIS Y PROCESO

Como mencionamos anteriormente, el lanzamiento mundial de “Sabiduría/Wisdom” se efectuó el 21 de abril del 2017, pero su gestación se dio desde el año 2012, al ser grabados los cortes “Coast to Coast”, “Jibarita y su Son” y “Locked In” los cuales fueron incluidos en la banda sonora del Documental “Doin’ it in the park – Pick up basketball, New York City” estrenado en el año 2013, bajo la dirección de Bobbito Garcia y Kevin Couliau. Esta cinta explora la historia del mundo del deporte del basketball y su gran impacto social y cultural en la ciudad de New York. “Doin’ it in the park” obtuvo varios reconocimientos de parte de la crítica especializada. El soundtrack y música original de este documental fue lanzado en formato de vinilo en 12 pulgadas bajo el nombre de "Eddie Palmieri Is Doin´It In The Park" bajo el sello Alala Records ‎( código 6 5912303211 7) en el mismo 2013 incluyendo los temas mencionados.

Flyer oficial del documental "Doin´It In The Park"

Carátula del Soundtrack "Eddie Palmieri Is Doin´It In The Park" 

Video detrás de cámaras de la grabación de los temas incluidos en "Doin´It In The Park"


EXPLORANDO “SABIDURÍA” 

La obra discográfica de Eddie Palmieri, desde su aparición con La Perfecta a inicios de la década del 60 revolucionó el movimiento musical latino, consolidando su presencia con grabaciones de antología, transitando por diversas etapas y conceptos. La visión de Palmieri pasando ya largamente el nuevo milenio se renueva, manteniendo más que vigente y nos sorprende otra vez presentando en la celebración de su 80 aniversario de natalicio y más de 60 como instrumentista profesional esta nueva historia llamada “Sabiduría/Wisdom”, demostrando una vez más la complejidad de su concepto musical, fusionando las estructuras armónicas y melódicas jazzísticas con su inconfundible y clásico toque percusivo en el piano que tanto lo caracteriza. 






Carátula de "Sabiduría/Wisdom"




1. CUERDAS Y TUMBAO

En “Cuerdas y Tumbao” pieza musical con la que abre esta producción, tiene como figura importante al gran Alfredo de la Fe, con su ya reconocida técnica y virtuosismo en el violín va llevando la melodía a lo largo de este cadencioso instrumental, siendo protagonista del mismo, junto al propio Palmieri que marca la pauta con su inconfundible montuno. También destaca en el bajo, el nuevo lugarteniente del Maestro, el notable bajista Luques Curtis. De la cadenciosa melodía “Cuerdas y Tumbao” nos lleva a la contundente y enérgica rítmica, para volver al acompasamiento y melodía inicial. 

 “Cuerdas y Tumbao” 

Eddie Palmieri, piano; Alfredo de la Fe, violín; Luques Curtis, bajo;
“Little” Johnny Rivero, congas;  Anthony Carrillo, bongó y campana y
Luisito Quintero, timbales





2. WISE BATA BLUES 

Camilo Molina y Xavier Rivera en los tambores batá inician este ritual melódico afro que luego deriva en una fusión de Jazz con ritmo 6x8, respaldado en los cruces de vientos de Jeremy Powell y Louis Fouché en el saxo, con la melodiosa y enérgica trompeta de Jonathan Powell y John Walsh en un contrapunto de solos, para dar paso a la pianística de Palmieri, con el respaldo de Obed Calvaire en la percusión y batería, para culminar con un toque netamente percusivo. 
“Wise Bata Blues” 

Eddie Palmieri, piano; Luques Curtis, bajo; John Walsh, Jonathan Powell, trompetas; Louis Fouché, Jeremy Powell, saxo; Little Johnny Rivero; congas y güiro, Anthony Carrillo, bongó, campana, tambor Iya; Obed Calvaire, batería; Camilo Molina, tambor Okonkolo, Xavier Rivera, tambor Itotele. 




3. SABIDURÍA

Tema que da título a esta producción con un toque acentuado en la batería a cargo de Bernard Purdie que va marcando claramente el ritmo junto al gran Ronnie Cuber en el saxo y el virtuoso bajista Marcus Miller nos trasladan al mundo del Funk, respaldado de por la presencial guitarra eléctrica de David Spinoza. Mientras avanza “Sabiduría” hay un quiebre rítmico que deriva a lo latino, con percusión marcada que finaliza con la unión del saxo y la guitarra en un cierre preciso. 

 “Sabiduría”

Eddie Palmieri, piano; Marcus Miller, bajo; David Spinozza, guitarra eléctrica; Ronnie Cuber, saxo; Bernard Purdie, batería; Little Johnny Rivero, congas; Anthony Carrillo, campana. 


4. LA CANCHA

El Cha Cha Cha presente en “La Cancha”, teniendo como figura importante al vibrafonista Joe Locke en la línea melódica y en el solo respectivo, para luego unirse Alfredo de la Fe con su violín enérgico y progresivo, dando ese toque de vanguardia a este exquisito y sabroso ritmo. 

 “La Cancha” 

Eddie Palmieri, piano; Luques Curtis, bajo; Joe Locke, vibráfono; David Spinozza, guitarra eléctrica; Alfredo de la Fe, violín; Little Johnny Rivero, congas; Anthony Carrillo, bongó y campana; Luisito Quintero, timbales. 


5. AUGUSTINE PARISH

Inicio en ritmo de 6x8 con la presencia melódica en el saxo de Donald Harrison queda el toque jazzístico que deriva a la rítmica latina, siempre con el saxo de Harrison elevando la melodía mientras sigue cambiando el ritmo, acelerando el mismo con energía y contundencia, al igual que va creciendo la fuerza a la par de la ejecución del saxo. Ya en plena vorágine cambia nuevamente el ritmo a 6x8 destacando la percusión, retoma el piano como guía y se une nuevamente el saxo, enérgico y luego sutil para dar el toque final el inconfundible piano en disonancia de Eddie Palmieri.

 “Augustine Parish”

Eddie Palmieri, piano; Luques Curtis, bajo; Donald Harrison, vocal y saxo; Little Johnny Rivero, congas; Anthony Carrillo, bongó y campana, Luisito Quintero, timbales y chimes. 


Créditos de "Sabiduría/Wisdom"

6. LIFE

“Life” o “Vida” es una pieza musical que desde que lo escuchamos, nos conmovió totalmente, convirtiéndose en un himno personal. Su “estreno” se dio justamente en Lima, en la presentación del Maestro, el 22 de octubre del año 2016, siendo el tema con el cual abrió su histórico concierto en el Estadio Nacional, luego de más de 26 años que no visitaba el Perú.
En “Life” melodía dedicada a su esposa Iraida, fallecida años atrás, “El Mesías” nos muestra su lado humano en toda su dimensión, ejecutando en solitario y a la vez murmurando y exteriorizando expresiones vocales que muestran un sentir profundo hacia el ser amado que perdió.  “Life” es conmovedor, reflexivo y desgarrador de principio a fin. Melodía y sentimiento que llevamos por siempre presente.

 “Life”

Eddie Palmieri, piano


7. SAMBA DO SUENHO

Con Joe Locke en el vibráfono rememorando nuevamente la presencia del inolvidable Cal Tjader, otro héroe musical que junto al propio Palmieri realizara grabaciones antológicas en los años 60’s, exactamente en las producciones “El Sonido Nuevo” de 1966 para Verve Records (V6-8651) y “Bamboleate” para Tico Records (TRLP 1150) y en el cual se incluyó originalmente esta mágica pieza musical de base brasileña. Importante participación en el bajo del gran Luques Curtis, cómplice en la base rítmica junto al mismo Palmieri, quien no solo marca su presencia en el piano, también lo hace con sus clásicas expresiones vocales. 

“Samba do suenho”

Eddie Palmieri, piano; Luques Curtis, bajo; Joe Locke, vibráfono; Camilo Molina, batería; Little Johnny Rivero, congas, Anthony Carrillo, bongó y campana. 



8. SPINAL VOLT

Tema rítmico en tiempo de Latin Jazz desde el inicio, con la base percusiva básica que desarrollando con la fuerza de los vientos. En las ejecuciones del saxo y trompeta en libertad y en constante contrapunto, para dar paso al solo del Maestro Palmieri y desencadenar una vorágine rítmica en el solo de timbal de Camilo Molina, siempre con la base del montuno palmeriano. 

“Spinal Volt”

Eddie Palmieri, piano; Luques Curtis, bajo; John Walsh, Jonathan Powell, trompeta; Louis Fouché, Jeremy Powell, saxo, Little Johnny Rivero, congas; Camilo Molina, timbal, Anthony Carrillo, bongó y campana. 



9. THE UPRISING

Palmieri siempre reinventándose y claro ejemplo de ello es esta nueva versión de “Revolt/ La libertad, lógico” que también se regrabara en el álbum “Sueño” de 1989 para el sello Intuition Records (INT 3011 1)
Denominado “La libertad/Comparsa”. En “The Uprising” hay una variación importante al vocalizar Donald Harrison en estilo peculiar le da un toque contundente de modernidad, con base afro y muy percusiva que lo respalda en su llamado de levantamiento al estilo de los indios de Mardigras (cofradía de afroamericanos que se disfrazan de indios nativos americanos y que desfilan tradicionalmente en los Carnavales de New Orleans) para retomar la melodía clásica de “La libertad” y regresar de inmediato al mismo canto de Harrison y retoma luego el ritmo de este clásico de la música latina, bajo un sólido solo de timbal de Luisito Quintero, solo de saxo del propio Donald Harrison, en contrapunto con Ronnie Cuber y de fondo las disonancias palmerianas, continuando con los fraseos más enérgicos de los saxofones llegando a la histeria y energía concentrada al máximo. Palmieri sella el tema agitando más con sus toques que nos llevan al éxtasis total. El Maestro eterno creador e innovador. 

“The Uprising”

Eddie Palmieri, piano; Luques Curtis, bajo; Donald Harrison, vocal, saxo; Ronnie Cuber, saxo; Little Johnny Rivero, congas; Anthony Carrillo, bongó, campana y tambor Iya; Lusito Quintero, timbales; Xavier Rivera, tambor Itotele; Iwao “Arigato” Sado, tambor Okonkolo





10. LOCKED IN 

Otro tema en Latin Jazz que cuenta nuevamente con la presencia de Joe Locke en el vibráfono y de Luques Curtis en el bajo, muy presente el clásico y legendario montuno palmeriano, que a su vez también desarrolla el solo respectivo. Esta vez se siente también la presencia del bongó y campana de Anthony Carrillo y la conga de Little Johnny Rivero, luego retorna el vibráfono de Joe Locke. Definitivamente en “Sabiduría” muestra, expone y da lucimiento a la calidad de instrumentistas que acompaña al Sol de la Música Latina en esta obra musical.

“Locked In”

Eddie Palmieri, piano; Joe Locke, vibráfono; Luques Curtis, bajo; Anthony Carrillo, bongó y campana; Little Johnny Rivero, congas; Luisito Quintero, timbales.

Video de la sesión de grabación de "Locked In"

11. COAST TO COAST

Latin Jazz con base de Son Montuno bien marcado, contando nuevamente con la presencia del extraordinario Ronnie Cuber en el saxo barítono, siempre en la base del bajo Luques Curtis quien se luce en el solo y a la vez lleva la dirección y es la columna vertebral del ritmo con su virtuosa ejecución y es el nexo vital entre el piano y la percusión. Destacan en los solos, Obed Calvaire en la batería, Luisito Quintero en el timbal, retoma el solo de barítono Ronnie Cuber con mayor fuerza teniendo como fondo la fuerza del timbal y la batería que muestran su total contundencia hasta el final de esta cadenciosa y enérgica pieza musical. 

“Coast to Coast”

Eddie Palmieri, piano; Obed Calvaire, batería; Ronnie Cuber, Luques Curtis, bajo; saxo; Little Johnny Rivero, congas; Anthony Carrillo, bongó y campana; Luisito Quintero, timbales. 



12. JIBARITA Y SU SON

Inicia con toques místicos de piano eléctrico y percusión de Xavier Rivera en el tambor Itotele y Iwao Sado en el tambor Okonkolo para dar un giro drástico hacia el Danzón que deriva luego al Son Montuno al más puro estilo palmeriano, incluido sus expresiones vocales, sello distintivo de este genio de la música. La melodía sigue en crescendo, teniendo en el bongó de Anthony Carrillo a su nuevo protagonista en una ejecución limpia, luego Carrillo da paso a Johnny “Little” Rivero en el solo de congas con la energía que caracteriza a este reconocido percursionista. El tema cierra con la melodía guiada por Palmieri acompañado por los tambores Batá cerrando otro capítulo más titulado “Sabiduría/Wisdom” que es la mejor expresión para denominar lo hecho por toda la trayectoria de tan fundamental personaje que no solo revolucionó y evolucionó la música latina, sino que también el concepto musical y abrió el oído, la mente, el sentir y perspectiva de muchos. 

"Jibarita y su son"

Eddie Palmieri, piano; Luques Curtis, bajo; Little Johnny Rivero, congas; Anthony Carrillo, bongó y campana; Luisito Quintero, timbales; Xavier Rivera, tambor Itotele; Iwao "Arigato" Sado, tambor Okonkolo.

"Jibarita y su son"


SABIDURÍA/WISDOM

Sello: Ropeadope Records (RAD-347)
Año de lanzamiento: 2017
Todas las composiciones y arreglos, excepto “Samba do Suenho” que es de autoría de Cal Tjader
Producción musical: Eddie Palmieri y Eddie Palmieri II
Producción Ejecutiva: Iraida González Planas, Eddie Palmieri II y Zoilo R. Torres




Eterno, progresivo, vanguardista y vigente Palmieri!

 Angelina Medina







lunes, 31 de octubre de 2016

EDDIE PALMIERI Y EL PERÚ... SENTIDO REENCUENTRO

Escribiendo con los sentidos y el corazón

Escrito y fotos: Angelina Medina Quiroga


Esperamos largos años 26 años para vivir la experiencia única e histórica de ver en tierra peruana a nuestro eterno héroe musical Eddie Palmieri, lo que sinceramente pensé ya no ocurriría luego de varios intentos y hasta cruzadas que se realizaron para concretar su tan ansiada visita a Lima y que gracias a la productora All Access se dio por fin. La fecha anunciada, 22 de octubre. En octubre si ocurren milagros. 



  
 Eddie Palmieri en el Estadio Nacional compartiendo con el público que vibró con su  explosiva orquesta

Sentimientos a flor de piel...

Ante el anuncio en redes del próxima visita de Eddie Palmieri al Perú, primero nos saltó la duda, el temor que sea solo un rumor mas, ya habíamos pasado por esta experiencia y desilución antes, pero al transcurrir las horas y confirmarlo en la página web del propio Eddie Palmieri todo cambió, desde entonces la felicidad nos albergó totalmente. No podíamos salir de nuestra sorpresa... se dio el "milagro", lo que no se esperaba... nuevamente "El Mesías" en Lima! A prepararnos para tan significativo encuentro. Esto recién empezaba... 


Y El Sol llegó a Lima... 

Como es sabido, la expectativa de la llegada de Eddie Palmieri a nuestra capital creció al transcurrir de los días y al acercarse la fecha del concierto que reuniría mundos musicales distintos como lo romántico representado por Jorge Drexler y Alejandro Sanz y lo afrocaribeño expresado en Eddie Palmieri y Rubén Blades en su despedida de los escenarios.  Ya se aproximaba el gran día... y la emoción crecía...

Rubén Blades llega a Lima el jueves 20 de octubre en la tarde, teniendo un gran recibimiento de parte de sus seguidores, pero quien provocó un gran alboroto en el aeropuerto Jorge Chavez fue definitivamente "El Sol de la Música Latina" al arribar pasando las 7 am del viernes 21 de octubre, fecha sumamente especial para quien escribe por diversos y fuertes motivos, entre ellos el mas importante... el cumpleaños 18 de Salvador, mi amado hijo. La coincidencia no pudo ser mas oportuna como especial.

Volviendo a Palmieri y lo que provocó en los fanáticos, lo que vimos fue la algarabía expresada al máximo nivel y de todas las formas. Seguidores que querían acercarse al Maestro para tocarlos o tomarse la foto o selfie respectivo, conseguir un autógrafos o simplemente saludarlo. Esto es solo el comienzo...

Luego de tan cálido recibimiento,  otros seguidores peruanos y extranjeros se trasladaron al Swissotel lugar donde se hospedó el Maestro Palmieri y sus músicos  y en el cual se realizó la conferencia de prensa pasando el mediodía junto a Rubén Blades, Alejandro Sanz y Jorge Drexler. Seguíamos en Estado Palmieri. 

En la tarde del mismo viernes le dan un importante reconocimiento en el Callao, una estatua que fue inaugurada por el Alcalde de la Municipalidad Provincial del Callao, el Sr Juan Sotomayor y que fuera realizada por la unión de personas allegadas al ambiente musical y admiradores de “El Emperador del Piano”. Nuevamente el tumulto se apoderó alrededor de esta figura transcendental para la música y la emoción también, incluyendo al propio Palmieri. El Callao hacía justicia con este revolucionario musical y cultural. 

Definitivamente aquel 21 de octubre fue un día diferente, viviendo con emoción y alegría el tener cerca de alguna forma a quien con su música a aportado constantemente a mi vida, no solo en lo musical. Eddie Palmieri, al igual que su hermano Charlie van mucho mas allá de la música y la discografía, su vida, trascendencia y obra son parte esencial de mi desarrollo personal. 

Y "El Mesías" estremeció el Estadio Nacional 

Llegó el día mas esperado en años, 22 de octubre,  lo que muchos ansiábamos presenciar y que motivó incluso la visita de amigos del extranjero con quienes tuvimos la fortuna de compartir muchas vivencias. Eddie Palmieri tiene ese poder de convocatoria y con total contundencia demostró el porque es la figura mas importante en la música latina en la actualidad, desde hace muchos años. El Maestro advirtió que venía con toda su "potencia concentrada" y si que cumplió su advertencia. Era el momento de gratificar todo lo hecho en tantos años de trayectoria y contribuciones a la música que amamos y darle el reconocimiento que le es tan meritorio. 

El Maestro apareció en escena y el público asistente lo recibió con toda la calidez que desde hace tantos años quisieron expresar. Eddie Palmieri inició su presentación con estas palabras: “Han pasado veintiséis años que no he tenido el honor de volver a su país, pero esta noche me voy a desquitar”. Lo hizo y con toda fuerza. 

A continuación el Maestro evoca y dedica a su esposa Iraida fallecida en el año 2014 el tema “Lila” el cual nos lleva a sentimientos profundos y marcados, bajo la ovación del respetable empalma inmediatamente con “Pa, la Ocha Tambó” contando con la parte vocal de Hermán Olivera en un sólido despliegue vocal y escénico, a su lado en el coro nuestro crédito Renzo Padilla, destaca en el solo bajo el gran Luques Curtis para luego dar paso al Maestro Palmieri en el solo respectivo para ya cerrar con Jimmy Bosh y su ya clásico estilo de ejecutar el trombón. El Maestro Palmieri estaba dichoso, bromeaba con sus músicos e incluso bailo y nosotros eramos felices viéndolo a él. 



                          El Maestro Palmieri en pleno solo de piano. Todo sentimiento y expresión



    
 Eddie Palmieri bailando y Nelson González en el tres. Química y complicidad musical en el escenario

Otros temas que disfrutamos a plenitud fueron “Pa’ Huele”, con Nelson González en el solo de Tres, también destacaron Jonathan Powell en el solo de trompeta, siendo uno de los músicos que más no llamo la atención. Otro número que no podía faltar el clásico “Muñeca” y el Maestro Palmieri nos ofrece otro solo de piano bajo su sello tan particular, respaldado por Nelson González y Luques Curtis en el bajo, con quienes se aprecia claramente una gran complicidad musical. Empata Johnny Rivero en las congas, aumentando la fuerza y presión percusiva de la banda que dejó la valla muy alta en el concierto de despedida de Rubén Blades. Otro momento cumbre en “Muñeca” fue el contrapunto entre Jimmy Bosh y Jonathan Powell en los solos de trombón y trompeta respectivamente.

También destacamos “La Malanga” con Luques Curtis nuevamente mostrando su virtuosismo en el bajo y el Maestro Palmieri interactuando con el público, para luego solear en el piano, siempre secundado por Nelson González. El solo percusivo estuvo a cargo esta vez por Camilo Molina en el timbal, joven percursionista que posee mucha contundencia en su toque. Nuevamente se luce en la trompeta Jonathan Powell, cuanta energía tiene su ejecución lo que lleva a la banda a una furibunda descarga musical. Seguimos maravillados ante tanta potencia orquestal. El Nacional sucumbía ante vigor musical y de tal forma que en varios momentos se vitoreaba su nombre y apellido, todos contagiados del efecto Palmieri. 


     
            Eddie Palmieri en pleno solo de piano y nosotros absortos disfrutando de tanto virtuosismo

                                           


Otro momento para el goce fue escuchar “Palo pa’ rumba” con Jonathan Powell en la trompeta. Posteriormente el Maestro llama a tocar la clave, compartiendo con el público, transmitiendo felicidad de poder al fin reencontrarse con el pueblo peruano. Otra vez  sosteniendo a la orquesta Luques Curtis en el bajo para dar paso a Johnny Rivero en las congas y a Joe Fiedler en el trombón y nuevamente la orquesta respaldando con total intensidad.




                       Definitivamente la orquesta del Maestro Palmieri es "La banda que manda"



                       "El Mesías" y su extraordinaria orquesta que estremeció el Estadio Nacional 


Faltaba aún más… Llegamos a “Oye lo que te conviene” de los temas que más disfrutamos y esperábamos esta histórica noche. En esta pieza antológica para la música, apreciamos en el solo de Timbalitos al legendario Nicky Marrero quien también asumió la ejecución del bongó. También apreciamos el lucimiento de Louis Fouché en el saxo y la orquesta acompañando con total energía “in crecendo” la intensidad de la misma.

Ya casi para terminar, el Maestro nos regaló “Vámonos pa’l monte” con  Louis Fouché en el saxo, Joe Fiedler en el trombón y un “mano a mano” entre Camilo Molina y Nicky Marrero, para llegar al momento cumbre con la ejecución de los vientos a cargo de Jimmy Bosh, Joe Fiedler, Jonathan Powell y Louis Fouché. Estábamos ya en el éxtasis musical. Ni bien terminando  “Vámonos pa’l monte” empalmó con “Camagueyanos y Habaneros” con el destaque de toda la percusión de la orquesta en un contrapunto entre Camilo Molina en el timbal y Nicky Marrero en el timbalito, para luego lucirse Johnny Rivero en las congas. Luego de toda esta vorágine musical, en el cual se destaco la orquesta en conjunto, como cada uno de sus integrantes, el Maestro Palmieri tocas las notas que lo caracterizan y anuncian el cierre de su ya histórica e inolvidable presentación en el Estadio Nacional que retumbó ante la presencia y “potencia concentrada” de esta figura central para la música y cultura latina, marcando un antes y un después en la Salsa en el Perú.

Luego de tan apoteósico espectáculo musical, algo que estoy segura no se ha vivido en nuestro país en años, se sienten pasos... es posible que se cumpla al menos parte del pedido del Maestro... “Yo "Quiero que hablen con el empresario y díganle que no espere 26 años más.  Y como no vine por 26 años, quiero venir por los próximos 26, una vez cada año”  

Ya el Alcalde del Callao comprometió al Maestro para el próximo Festival Chim Pum Callao, están los videos como prueba. Esperamos que cumplan su palabra, el festival aún esta en deuda. 

Gracias vida, gracias música... 

En lo personal fue una vivencia mas que especial... esto vas mas allá de la música... cumplí el sueño de hablar unos minutos con el Maestro y expresarle mi sentir y gran admiración, (lo que no pude hacer en Medellín) pero lo que mas me emocionó fue que conociera a Salvador , comentarle que él un joven autista escuchaba su música, sus discos, que lo ayudaban a conectarse con el mundo y a desarrollarse como ser humano, que lo hace feliz. Esto es de suma importancia por que hay la errada idea que las personas con habilidades diferentes o especiales y en particular con Autismo no sienten, ni expresan sentimientos, lo que es totalmente falso, una vez mas Salvador como otros niños o jóvenes nos da una gran lección, por eso y mas hay que enfatizar la sensibilización hacia estas maravillosas personas. 




                         Encuentro con el Maestro Eddie Palmieri... la emoción me embarga


Maestro Palmieri,  nunca dejaré de agradecerle el gesto de dedicarle un autógrafo y tomarse unas fotografías con Salvador Rodrígo. Esto no tiene precio y siempre llevaré en el corazón. 



                        Autógrafo para Salvador... Gracias Maestro por tan significativo gesto y regalo

Eddie Palmieri es mucho mas que todas las extraordinarias grabaciones hechas, que todo su aporte a la contribución a la evolución de la música afrolatina o como ya bautizó "afromundial", a todo el concepto vanguardista, complejo, progresivo, experimental al mas alto nivel que desarrolló, a todos los premios y Grammys obtenidos, el Maestro es parte nuestra de forma intrínseca, solo ver su imagen causa grandes emociones y sentimientos, su obra musical nos evoluciona y ayuda a personas especiales, Salvador es prueba de ello y así hay otros casos. Personajes como Eddie Palmieri, al igual que su hermano e influencia Charlie, eterno "Gigante del Teclado" poseen una luz especial, virtuosismo y calidad humana, por eso y mas solo aparecen una vez en la vida y gracias a la misma y la música (mi eterna compañera y amiga) es que pudimos verlo en nuestra patria 26 años después y ser parte de alguna forma de esta ya histórica visita que nos marcó para siempre. 

Repito... gracias música por darme tanto... 

Gracias Maestro Eddie Palmieri por ser parte nuestra, está en nuestro corazón. 

Angelina Medina Quiroga






 

lunes, 8 de febrero de 2016

PARTIÓ MELÓN LA VOZ SONERA DE MÉXICO

El año 2016 se va presentando como el mas implacable en perdidas para el mundo de la música... hoy en la madrugada del lunes 8 de febrero partió a la eternidad a los 85 años, uno de los grandes e indispensables referentes de la música tropical mexicana, Luis Ángel Silva "Melón" cantante de notable y dilatada trayectoria quien en 1958 conformó con el percursionista Carlos Daniel Navarro "Lobo" el legendario y emblemático binomio Lobo y Melón quienes crearon una expresión musical muy particular basado en la fusión de música cubana y el bebop dando como resultado el recordado estilo "Chúa chúa", logrando el reconocimiento y la internacionalización a inicios de los años 60's y consolidando su figura como protagonistas de la historia del movimiento musical del país azteca. Melón cimentó su carrera grabando y alternando con grandes de la música en sus diversas épocas, incluso en pleno movimiento salsero son memorables los trabajos hechos junto a Johnny Pacheco, mostrando una vez mas su gran talento como interprete y sonero. Nuestro homenaje a tan representativo protagonista quien con su concepto y cantar único aportó mucho al desarrollo de la musicalidad tropical mexicana y latinoamericana. Hasta pronto Maestro. 


                                                  El binomio Lobo y Melón formado por el percursionista  Carlos Daniel  Navarro                                                                                                                       "Lobo" y Luis Ángel Silva "Melón" en la parte vocal
Escrito por: Angelina Medina                                                                                                                                     

miércoles, 11 de noviembre de 2015

CHIVIRICO DÁVILA: EL SONERO DE LA VOZ ETERNA



Hablar de Rafael Dávila Rosario “Chivirico”, es mencionar a un intérprete y sonero notable que manejó con toda solvencia todos los ritmos, variantes y sonoridades musicales afrocaribeñas. Durante su particular carrera musical abarcó participaciones en muchas orquestas de renombre y así mismo desarrolló carrera propia como solista importante, consolidando su presencia en la historia de la cultura y música del Caribe. Este es nuestro humilde, pero sentido reconocimiento a una de las más grandes voces que dio la Música Afroantillana en todos los tiempos.



La historia de este sonero que recorrió parte del mundo con su hermosa voz y picardía se originó el 02 de agosto de 1924, según los entendidos en el barrio de Villa Palmeras en Santurce, Puerto Rico. Otros mencionan que su nacimiento fue en Puerta de Tierra San Juan,  pero que al poco tiempo se crío en Villa Palmeras. Su padre fue  Eustaquio Dávila oriundo de Loíza y su madre Juana Rosario de Bayamón. Desde temprana edad tuvo inclinación hacia la música, primero cantando en un trío, luego en cuartetos como el Cuarteto Mayarí. A la edad de 15 años se unió al Conjunto Moderno de Roberto Salgado. Sus inicios a nivel profesional se dieron con las orquestas de Rafael González Peña y de Rafael Elvira. El origen del apelativo Chivirico se dio cuando su amigo Orlando Guerra “Cascarita” lo bautizó de dicha forma ya que lo relacionó con una mermelada que existía en La Habana (Cuba) llamada “Chivirico con pan”, la anécdota cuenta que en el momento en que estaban realizando una grabación, el productor de la misma le preguntó a Chivirico por su nombre, él le contesta, a lo que el productor dice “pero aquí a todos se llaman Rafitas” … en eso intervino Cascarita y le mencionó: “Si este es más popular que un Chivirico en la Habana, pues ponle Chivirico” y así nació el sobrenombre que caracterizó a este legendario cantante. En su enorme historial como artista mencionamos sus grabaciones con la Orquesta de Miguelito Miranda “Oye Chama” y “Sube y Baja, también con el maestro Luisito Benjamín. A finales de los años 40 formó parte de la orquesta de Carlos Molina. También en dicha época grabó con la Orquesta de Frank Madera los temas “Que venga el mambo” y “Adivina tú”. En dicho periodo viajó con la agrupación de Molina a varias islas del Caribe como Saint Thomas, Martinica, Puerto España (Trinidad y Tobago), Puerto Príncipe (Haití), Cayena (Isla del Diablo), incluyendo al Brasil por el lado de Sudamérica.
En 1950, se le presentó la oportunidad de obtener un contrato para actuar por una temporada como solista en Uruguay con la Orquesta de Laíto Castro, una agrupación cubana que ya radicaba en dicho país. En New York integró por un breve periodo la reconocida agrupación del maestro Johnny Seguí & Los Dandies, para luego en 1956 pasar a las filas de la Orquesta del maestro Dámaso Pérez Prado en calidad de vocalista principal, sustituyendo al gran cantante cubano Antar Daly, esto sucedió en Uruguay. Con la banda de Pérez Prado, Chivirico paseó su innato talento vocal e interpretativo a diversos países, en una extensa gira que incluyó diversos países de América del Sur. En Buenos Aires (Argentina), recibió la propuesta para actuar en Chile e integrar la recordada Orquesta Huambaly.
Durante dicha gira con Pérez Prado decidió dejarlo para instalarse en Ecuador, continuando su periplo junto a la Orquesta de Blacio Junior y la Orquesta Huambaly. Con Huambaly realizó otra dilatada gira por Europa, incluyendo Francia, Grecia, España, Italia y la Isla de Capri. En dicho periodo en el cual Chivirico radicó por años en Ecuador, alternó presentaciones y estadías a otras tierras Sudamericanas como Chile y Perú. Es justamente en dicho ciclo de su vida que  establece un nexo con el Perú, viviendo una corta estadía en nuestro país a mediados de la década del 50 y en el cual grabó con las Sonoras de Lucho Macedo, Ñiko Estrada y la Sonora MAG. Ya en 1960 justamente desde Perú retorna a Estados Unidos, primero a Miami y luego a New York, desde entonces se vinculó y grabó iniciando los años 60 con grandes agrupaciones como la del maestro Orlando Marín, Francisco “Kako” Bastar, Ricardo Ray, Willie Rodríguez, Oswaldo “Chihuahua” Martínez, Tito Puente, Johnny Pacheco, Mike Hernández,Tico All Stars, Joe Cotto, Puerto Rican All Stars, La Playa Sextet, Alegre All Stars, Louie Ramírez, Johnny Sedes, Randy Carlos, Ray Barretto, entre otros. Igualmente a comienzos de tan importante década, exactamente en 1960, realizó su primer trabajo solista titulado "Aquí esta Chivirico cantando Belinda" para el sello Ammex (LP 507)


                                         Producción “Aquí esta Chivirico cantando Belinda” 1960, sello Ammex (LP 507)

Hay un capítulo interesante en la carrera musical de Chivirico, su asociación con Ricardo “Richie” Ray por encargo de Carmelo Fonseca, dueño del sello Fonseca, (disquera en el que se realizaron las primeras grabaciones de Richie Ray y Bobby Cruz), quien pagaba el asesoramiento y entrenamiento para el perfeccionamiento como cantante de Cruz, el cual estaba en sus inicios y en palabras del propio Chivirico, era bastante desafinado y descuadrado. Según Fonseca, pagó 200 dólares diarios para la enseñanza del arte y manejo del canto sabroso que identifica a la Música del Caribe. Al escuchar varios temas vocalizados por Bobby en su etapa primigenia con Richie Ray, podemos apreciar claramente la influencia directa del gran Chivirico, por ejemplo en expresiones que menciona en su cantar como “caina, caina, bongó…” y como bien se recuerda, también en dicha etapa Chivirico Dávila grabó y dejó su hermosa voz para la posteridad con este importante binomio, algunas producciones como “On The Scene With Ricardo Ray”  en 1965 (SLP-1107),  “A Goza with Ricardo Ray 3 Dimensions” en 1965 (SLP-1109) para Fonseca Records y “Se Soltó / On the Loose”  en 1966 (SLPA 8500) para Alegre.
                                             
                                     

                                  
                                          Trabajo “On the Scene with Ricardo Ray” 1965, Fonseca Records (SLP-1107)


                                                Producción “A Goza with Ricardo Ray 3 Dimensions” 1965, Fonseca Records ( SLP – 1109)


                                                       Trabajo “Se Soltó On The Loose” 1966, Alegre Records (SLPA- 8500)

Chivirico en la década del 70 prosiguió grabando y siendo requerido por otras agrupaciones como la del pianista Monguito Santamaría (hijo del maestro Ramón “Mongo” Santamaría), también con las orquestas del saxofonista Manolín González, Joey Pastrana, Rafael Cortijo, Kako Bastar, Joe Cuba, Fania All Stars, Markolino Dimond, Alegre All Stars y en 1981 grabó el que sería su último trabajo discográfico en general como cantante de los líderes Tony Fuentes y Joseph “Papy” Román percursionista y trompetista respectivamente de la Orquesta Guarare.
Una de las características de este extraordinario sonero y bolerista, fue su calidad interpretativa, modulando con mucho dominio su voz y manejando el gran carisma que lo llevó a ser convocado por tantas orquestas y luminarias de la música latina en distintas etapas, tal como lo demuestra su extensa discografía con orquestas de renombre y en solitario. Chivirico con su estilo tan peculiar, como sabroso y contundente, transitó por estilos y sonoridades, diversos, definidos por las agrupaciones antes mencionadas. Desde el formato de las Sonoras con las cuales grabó en Perú, así como orquestas, All Stars, Charanga y Sexteto, todos con conceptos musicales diferentes, pasando a su vez por periodos tan marcados como lo fueron las décadas del 60, 70 y 80.
Un claro ejemplo de ello es su participación en el álbum “Beethoven’s V”  (CS-1075) del genial Markolino Dimond, quien junto al irreverente Frankie Dante y una constelación de virtuosos instrumentistas bajo la producción del maestro Larry Harlow crearon una obra  fundamental y trascendente para el movimiento salsero en 1975. La contribución de este sensacional intérprete boricua fue absolutamente importante, siendo protagonista y demostrando que un cantante de sus quilates y trayectoria podía asumir con toda autoridad el sonido, vehemencia, irreverencia, contundencia orquestal y de arreglos de vanguardia que presenta esta icónica producción de Salsa.
            

      
                            “Beethoven’s V” Markolino Dimond con Frankie Dante, Cotique Records 1975 (CS-1075)

Otra demostración de su versatilidad y dominio como interprete, fue su contribución para el álbum “Ritmos y Cantos Callejeros” de los inmortales y legendarios Rafael Cortijo y Francisco “Kako” Bastar que lanzaron en 1970, creación que reivindica sus raíces musicales, en torno a la Bomba y Plena. En pleno auge y desarrollo del boom salsero, esta propuesta fue más que arriesgada, en base a una sonoridad netamente percusiva, que ensalzó estos ritmos boricuas, manteniendo su esencia más pura. Este trabajo se caracteriza por no contar con una conformación orquestal ya que estos maestros de la percusión fueron acompañados solamente por los destacables aportes de Paquito Pastor en el piano y del maestro Bobby Rodríguez en el bajo. En ese sentido, la voz de Chivirico se siente a toda cabalidad, llevándonos en un viaje musical a la cultura de su tierra y su gran riqueza. Esta obra maestra para su tiempo lamentablemente no fue entendida a nivel masivo, ni tuvo la difusión debida, ya que la creciente e imparable industria dominada por Fania, ocultó producciones y conceptos de este nivel, ya que acaparó toda la atención discográfica y de medios publicitarios, además la generación que vivió aquel momento de los inicios y consolidación del movimiento salsero, estuvo orientada hacia otro tipo de sonoridades de corte orquestal agresivo, predominando en especial la fuerza de los trombones. Afortunadamente, los tiempos cambian, se transforman, evolucionan y en este caso (con los años), esta producción alcanzó la valoración e interés que amerita por parte de estudiosos y melómanos, siendo hoy por hoy una realización de culto.


                       Álbum “Ritmos y Cantos Callejeros” Rafael Cortijo y Kako Bastar, sello Ansonia (SALP 1477)

Justamente, en esta década tan relevante, Chivirico realizó varios discos como solista, todos grabados por Cotique Records, siendo el primero de esta serie el titulado simplemente “Chivirico” 1971 ( CS1061), que contó con los arreglos de los maestros Louie Ramírez y Javier Vázquez, luego vendrían “Chivirico… De nuevo” 1972 (CS 1066), que contaría igualmente con ambos arreglistas, “Chivirico” 1973 (CS-1073), con el genial Jorge Millet en los arreglos, para 1974 grabó un trabajo de Boleros denominado “ Vendré por ti”  (CS-1076), con Millet en los arreglos. Igualmente este notable pianista produjo, arreglo y participó al piano en 1976 en el álbum “Para mi Gente” (CS-1084), en 1977 el maestro Larry Harlow produce el trabajo “Brindando alegría”  (CS-1092), con los arreglistas a Eddie Martínez, Louie Cruz, Louie Ramírez, Marty Sheller y Sonny Bravo y en 1978 grabaría su último álbum en calidad de solista, denominado “Nuevos Conceptos/ New Concepts” (JMCS-1099) producido por Richie Ray y Bobby Cruz.


                                                                                Álbum “Chivirico” 1971 Cotique ( CS1061)

                       

                              
                                                                                                            Trabajo “Brindando Alegría” 1977, Cotique (CS-1092)
                       
     
                                                                       Producción “Onda Típica” Orquesta Guarare, 1981, Inca (JMIS 1078)

Lamentablemente, luego del trabajo “Onda Típica” de la Orquesta Guarare en 1981, grabado para Inca Records (JMIS 1078), en el que comparte voces con Ángel “El Papo” Santiago,  no se supo de otras grabaciones hechas por el Sonero de Santurce. En plena era de los 80’s, la presencia de nuestro querido Chivirico pasó desapercibida y no pudimos seguir disfrutando de su estilo inigualable e inconfundible en su canto. La música afroantillana perdió mucho con este alejamiento, tal vez forzado,  ya que los tiempos de la Salsa dura o tradicional pasaban por una clara etapa de decadencia y con el transcurrir de los años muchos de sus exponentes fueron tomando otros rumbos, inclinados hacia lo romántico, sensual y hasta erótico, reprobable a todas luces. En ese aspecto, los intereses musicales eran otros y direccionados al apoyo de  cantantes nuevos, como otros consolidados quienes tuvieron que deponer su estilo original para dar paso al interés comercial impuesto por las disqueras. Este aspecto marginó casi hasta la desaparición a soneros de estirpe y valía, causando un vacío importante en la calidad de los discos hechos en dicha etapa y reforzando el declive del movimiento salsero genuino.

Ya a inicios de la década del 90, exactamente en 1994, Chivirico se reúne con el maestro Orlando Marín para realizar una presentación en Cali (Colombia), esta sería la segunda ocasión que visitaba tierra Caleña, ya que anteriormente lo hizo con la Orquesta de Joe Quijano. Este reencuentro con Marín se dio nuevamente el 4 de julio de 1994, junto al gran Frankie Figueroa, Al Santiago y Alegre All Stars, con algunos de sus integrantes originales. Esta presentación que sería la última, se llevo a cabo en Orchard Beach, en el Bronx, New York. A los pocos meses, el 05 de octubre de dicho año, nos dejó fisicamente debido a un fulminante ataque cardiaco, en su vivienda ubicada en el Bronx.
El legado de Chivirico es enorme, fue un artista que tuvo varias aristas, la de cantante, interprete, sonero, bolerista, compositor y corista. Como autor nos regaló cortes musicales de calibre como “La Guarachera” vocalizado por la “Reina Rumba” Celia Cruz junto a “El Rey” Tito Puente, en el álbum “Cuba Y Puerto Rico Son...” para Tico (SLP-1136),  "Ritmo Bembe" (entre otros temas), con Orlando Marín en el trabajo discográfico “Se te quemó la casa” de 1961, para Alegre Records (LPA 814).
Reiteramos nuestra admiración hacia tan trascendental exponente de la música afrolatina, cuya presencia e influencia e interpretaciones siguen vigentes en cada unas de sus grabaciones, llenas de sabor, cadencia, intensidad, sentimiento, versatilidad, dominio, improvisación y entrega, con una vocalización limpia y ostentosa en matices. Por eso y mas,  siempre será una referencia a seguir en el glorioso arte del canto y soneo, facultad que no todos poseen y en el cual Rafael Dávila Rosario, simplemente CHIVIRICO FUE UN MAESTRO.

“………CANGREJERO, CANGREJERO SOY
SOY DE SANTURCE, LO DIGO YO…….”

Nota: Extracto del tema “Cangrejero” incluido en el álbum “Brindando Alegría” 1977, Cotique (CS-1092)